Con la llegada del frío los casos de bronquitis, bronquiolitis y neumonía aumentaron sobre todo en los más pequeños en Jujuy. Las consultas rondan los 300 casos diarios sólo en la guardia del Hospital de Niños, donde se colma la internación durante los días más fríos. La vacunación antigripal es clave para prevenir.
"Bronquiolitis, bronquitis y neumonía son las patologías prevalente. Se están atendiendo más de 250 a 300 chicos por día, no ha disminuido mucho, no sé si los Caps no están respondiendo, explicó la médica y Jefa de Guardia del Hospital Materno Infantil, Elsa Santos. Explicó que los padres se acercan a la guardia porque los niños tienen dificultad para respirar, fiebre, tos, algunos porque los síntomas no ceden con el tratamiento ambulatorio que reciben tanto en las guardias como en los Centros de Atención Primaria de la Salud (Caps). El tratamiento, según afirmó, se da de acuerdo a la patología, y en el caso de Bronquiolitis se realiza en la sala de Bronquiolos a cargo de la médica Raquel Franco donde realizan tratamiento con bronco-dilatadores, oxígeno y otros elementos necesarios.
Sucede que la bronquiolítis se puede complicar y llegar a ser neumonía, y según la médica en algunos casos se da porque los padres no siguen adecuadamente el tratamiento con lo cual se complica el cuadro. En el caso de bronquitis algunos casos se complica, otros se superan en forma ambulatoria. Es por ello que los chicos que llegan comprometidos se internan y cuando no cede el tratamiento con bronco-dilatadores también, y en el caso de niños que no están en condiciones de recibir en casa el tratamiento y siguen con dificultad respiratoria, con persistencia en la fiebre y no se alimentan adecuadamente. Sucede que el hospital de Niños recibe muchas derivaciones del interior, y se da más de la zona denominada Ramal de que del Norte; y también se internan los casos de neumonía, sobre todo si los padres no son comprometidos. De hecho, a veces el hospital queda colmado en internación sobre todo en días fríos o de cambios bruscos de temperatura, ya que cuenta con 117. No obstante, aseguró que no disoné de estadísticas que indiquen fallecimientos con estas patologías.
Por ello, destacó que es fundamental para evitar que se agraven los casos de las distintas patologías respiratorias, que los padres consulten siempre al médico en centros de salud u hospitales ante los primeros síntomas. Sucede que llegan cuando los niños tienen fiebre o no sede con el antitérmico indicado, no se alimentan, por la tos, si no duermen bien. En la guardia suelen recomendar a los padres que consulten si el niño respira más rápido o se hunde el pecho; tienen silbidos o ronquidos que se escuchan fácilmente; está pálido o de color azul las manos y boca; si está irritable, quejoso y llorón; si tiene dificultad para descansar y dormir. Además deben consultar si el niño está decaído, su llanto es débil, duerme más; tiene quejido; y rechaza los alimentos. En torno al contagio, la médica explicó que se da más frecuentemente en los colegios, sin embargo, recomendó para evitarlo conservar las normas de higiene en el hogar, la ventilación y la concurrencia al médico apenas comienzan a coser.
El virus que lo produce el virus sincicial respiratorio (VSR).
Prevenciones
Para prevenir la bronquiolitis no existe una vacuna, por eso es muy importante evitar la exposición al virus, especialmente de los grupos más vulnerables: los prematuros de bajo peso, con afecciones pulmonares, y los niños con cardiopatías congénitas, ya que tienen un riesgo 4 a 5 veces superior de internación por esta infección respiratoria.
Será clave reducir la exposición del bebé al virus y para esto se recomienda Impulsar y mantener la lactancia materna, lavarse las manos, evitar la contaminación ambiental con humo de cigarrillo u otros, y el hacinamiento.
Es imperativo que los padres lleven a sus niños a los controles rutinarios con el médico, y que cumplan con el calendario nacional de vacunación y las vacunas que determine el pediatra, tanto para el bebé como para quienes conviven con él.
La bronquiolitis por lo general afecta a los niños menores de dos años, con una edad pico de tres a seis meses. Es una enfermedad común y algunas veces grave. La causa más frecuente es el virus sincicial respiratorio. Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...