El Adonia se convirtió ayer en el primer crucero en más de medio siglo en llegar a Cuba tras zarpar desde Estados Unidos.

El barco de Fathon, filial de la compañía Carnival Cruise, zarpó la noche del domingo del puerto de Miami, en Florida, para enfilar con unos 700 pasajeros a bordo hacia La Habana.

El viaje inaugural entre ambas orillas del Estrecho de la Florida, separadas por alrededor de 90 millas (unos 144 kilómetros) en sus puntos más cercanos, fue posible después de que se superara hace unos días una fuerte polémica por leyes cubanas que impedían embarcar inicialmente a ciudadanos de la isla.

Los viajes directos en barco entre Estados Unidos y Cuba son posibles gracias al histórico acercamiento que ambos países iniciaron en diciembre de 2014.

Carnival anunció en marzo que sus cruceros atracarían por primera vez en el país antillano, aunque excluyó inicialmente a viajeros cubanos, ya que las leyes de ese país impedían hasta hace unos días a los isleños viajar en barcos sin un permiso especial.

La comunidad del exilio cubano, afincada sobre todo en Florida, amenazó con llevar a Carnival a los tribunales por discriminación.

Normal:La empresa dio entonces marcha atrás y anunció que permitiría a los cubanos hacer reservas en los cruceros hacia La habana.

Aunque tengan también la nacionalidad estadounidense, los exiliados que hayan nacido aún en la isla deben entrar al país siempre con un pasaporte cubano, consignó una agencia de noticias.

El gobierno de Raúl Castro allanó hace unos días el camino para el primer viaje comercial directo por mar entre ambos países al reformar sus leyes para permitir que sus ciudadanos puedan embarcarse libremente en barcos mercantes y cruceros.

El viaje de este primer crucero añade un nuevo símbolo a la reconciliación política entre los enemigos de la Guerra Fría.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...