¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

29°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Allanaron la casa de Luciana Báez

Jueves, 02 de junio de 2016 01:30
El fiscal Guillermo Marijuan encabezó en Río Gallegos un allanamiento en la casa de una de las hijas de Lázaro Báez, Luciana, y mantuvo allí una inesperada reunión reservada con un hermano de la propietaria, Leandro, quien había recusado al juez Sebastián Casanello.
A la salida de la casa ubicada en Alcorta 741 de la capital santacruceña, el fiscal a cargo de la causa por lavado de dinero contra las familias Báez y Kirchner se limitó a afirmar que fue una reunión "cordial y reservada". "No sabía que iba a estar", afirmó el fiscal en referencia a Leandro Báez, a quien Marijuan la semana pasada ofreció ser "colaborador" en la causa luego de que acusara a Casanello de centralizar la investigación en el dueño de Austral Construcciones para desligar a Cristina, Máximo Kirchner y otros exfuncionarios.
En la causa, Lázaro Báez se encuentra detenido en el penal de Ezeiza y su hijo mayor Martín Báez, está procesado, en ambos casos por presunto lavado de dinero.
Entre otras cosas, Leandro Báez, de 26 años, acusó a Casanello de haber mantenido reuniones con la entonces presidente Cristina Kirchner en la residencia de Olivos, lo que fue negado públicamente tanto por la mandataria como por el magistrado.
El allanamiento en la casa de la hija mayor de Lázaro Báez, que comenzó alrededor de las 9.00, se extendió por más de una hora y a la salida el fiscal agregó que no se retiraron objetos de la vivienda y que "estaban sus familiares". "Fue todo bien, todo cordial", señaló.
En los hechos, el ofrecimiento de Marijuan a Leandro Baéz para colaborar con la causa fue una invitación a que se convierta en un nuevo "arrepentido", similar al financista Leonardo Fariña, quien denunció un supuesto entramado de operaciones ilegales en torno a la denominada "ruta del dinero K", vinculada a sobreprecios en la obra pública.
No obstante, no se filtró si en la reunión de ayer el fiscal volvió a realizarle el ofrecimiento a Leandro ni tampoco si hubo una respuesta del joven.
Según trascendió, el representante del Ministerio Público continuaría en las próximas horas con otros procedimientos en estancias cercanas a El Calafate atribuidas a los Báez, luego de que se ampliara el procesamiento en su contra por lavado de dinero y se elevara a 800 millones de pesos la cifra de su embargo.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
El fiscal Guillermo Marijuan encabezó en Río Gallegos un allanamiento en la casa de una de las hijas de Lázaro Báez, Luciana, y mantuvo allí una inesperada reunión reservada con un hermano de la propietaria, Leandro, quien había recusado al juez Sebastián Casanello.
A la salida de la casa ubicada en Alcorta 741 de la capital santacruceña, el fiscal a cargo de la causa por lavado de dinero contra las familias Báez y Kirchner se limitó a afirmar que fue una reunión "cordial y reservada". "No sabía que iba a estar", afirmó el fiscal en referencia a Leandro Báez, a quien Marijuan la semana pasada ofreció ser "colaborador" en la causa luego de que acusara a Casanello de centralizar la investigación en el dueño de Austral Construcciones para desligar a Cristina, Máximo Kirchner y otros exfuncionarios.
En la causa, Lázaro Báez se encuentra detenido en el penal de Ezeiza y su hijo mayor Martín Báez, está procesado, en ambos casos por presunto lavado de dinero.
Entre otras cosas, Leandro Báez, de 26 años, acusó a Casanello de haber mantenido reuniones con la entonces presidente Cristina Kirchner en la residencia de Olivos, lo que fue negado públicamente tanto por la mandataria como por el magistrado.
El allanamiento en la casa de la hija mayor de Lázaro Báez, que comenzó alrededor de las 9.00, se extendió por más de una hora y a la salida el fiscal agregó que no se retiraron objetos de la vivienda y que "estaban sus familiares". "Fue todo bien, todo cordial", señaló.
En los hechos, el ofrecimiento de Marijuan a Leandro Baéz para colaborar con la causa fue una invitación a que se convierta en un nuevo "arrepentido", similar al financista Leonardo Fariña, quien denunció un supuesto entramado de operaciones ilegales en torno a la denominada "ruta del dinero K", vinculada a sobreprecios en la obra pública.
No obstante, no se filtró si en la reunión de ayer el fiscal volvió a realizarle el ofrecimiento a Leandro ni tampoco si hubo una respuesta del joven.
Según trascendió, el representante del Ministerio Público continuaría en las próximas horas con otros procedimientos en estancias cercanas a El Calafate atribuidas a los Báez, luego de que se ampliara el procesamiento en su contra por lavado de dinero y se elevara a 800 millones de pesos la cifra de su embargo.