La periodista y militante de derechos humanos Marta Rondoletto informó hoy que fueron identificados en el Pozo de Vargas (Tucumán) los restos de tres de sus cinco familiares desaparecidos durante el terrorismo de estado. Se trata de sus hermanos Jorge y Silvia y de su madre María Cenador de Rondoletto, quienes fueron secuestrados el 2 de noviembre de 1976 junto a su padre Pedro y su cuñada Azucena Bermejo, embarazada de cuatro meses.

A continuación, la carta que escribió Marta Rondoletto al respecto:
Estimados: por este medio, les hago saber que tres miembros de mi familia detenida desaparecida, han sido identificados, luego de que parte de sus restos fueran extraídos del Pozo de Vargas. Son ellos: María Cenador de Rondoletto, Silvia Margarita Rondoletto y Jorge Osvaldo Rondoletto, mi madre y mis dos hermanos, respectivamente.
Aun falta establecer el paradero de mi padre, Pedro Rondoletto y de mi cuñada, Azucena Bermejo de Rondoletto, embarazada al momento de los secuestros, producidos el 2 de noviembre de 1976.
Como es de público conocimiento, la investigación es conducida por el Juzgado Federal a cargo del doctor Fernando Poviña, con la intervención de peritos que llevan a cabo el trabajo de excavación en el Pozo de Vargas (CAMIT) mientras las identificaciones en sí, son efectuadas por peritos del EAAF.
La identificación de parte de los restos de nuestros familiares, son la prueba irrefutable de los crímenes producidos por la dictadura cívico militar que padeció la sociedad argentina (1976-1983).
Con las identificaciones que se están produciendo en los últimos meses, se demuestra que las banderas de los familiares y militantes de derechos humanos, de "verdad y justicia" tenían y tienen una vigencia inapelable. La verdad está ahí en el vientre siniestro del Pozo de Vargas. Los nuestros fueron torturados, asesinados y ocultados en esa clase de lugares...No se habían ido a ningún lado...están ahí, para señalar a uno por uno de sus asesinos, cuyos nombres han quedado grabados en cientos de folios que circulan en los juicios por delitos de lesa humanidad. Lo que se encuentra en el Pozo de Vargas es eso: cuerpos de los delitos cometidos por los genocidas del Proceso de Reorganización Nacional. Así se ha demostrado en los juicios de lesa humanidad y así pasarán a la Historia, aunque actualmente haya instancias judiciales que manden a los condenados, a sus casas.

Marta Rondoletto

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...