La Justicia Federal realizó ayer un allanamiento en el convento de General Rodríguez donde el exsecretario de Obras Públicas José López fue detenido con bolsos que contenían casi 9 millones de dólares y allí secuestró un celular perteneciente a la madre Alba y otro que sería del fallecido monseñor Rubén Di Monte.
El operativo fue realizado ayer, tras un pedido efectuado por el fiscal federal Federico Delgado.
En la causa constan varios llamados del celular de María Amalia Díaz, esposa de López, al convento y a un aparato de la madre Alba el día anterior al arribo del exfuncionario kirchnerista al lugar.
En tanto, el juez Rafecas dispuso nuevos estudios psicológicos y "un examen neurocognitivo" a la madre superiora Alba, quien no está siendo investigada ante sospechas de inimputabilidad.
Los médicos ya revisaron a Alba Día de España Martínez, de 95 años, y concluyeron que tiene "descenso cognitivo que la compromete psíquicamente a la hora de enfrentar un proceso penal".
Por ello, ahora el Juzgado ordenó nuevos estudios médicos para determinar si Alba es inimputable, luego de que otras religiosas declararan en la causa que ella sabía de la llegada de López desde la noche anterior.
Los dos nuevos teléfonos son uno marca Siemens y Samsung y serán analizadas sus llamadas entrantes y salientes: según consta en el expediente, el 13 de julio pasado hubieron al menos once comunicaciones entre el celular que usaba María Amalia Díaz, citada a indagatoria, a la madre Alba y al convento de General Rodríguez.
Por el momento, en la causa están siendo analizados unos nueve teléfonos por parte del Cuerpo de Investigadores Judiciales del Ministerio Público Fiscal tratando de develar los llamados recibidos y realizados, puesto que algunos no pudieron ser desbloqueados por la alta tecnología con la que cuentan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...