Un juez federal bloqueó ayer las cuentas de la expresidente Cristina Kirchner y otro constató que no tenía cajas de seguridad en el Banco de Santa Cruz, en el marco de dos causas distintas por las que está siendo investigada.
El titular del juzgado federal 11 de la Capital, Claudio Bonadio, y su par del juzgado federal 10, Julián Ercolini, avanzaron de manera sincronizada en dos causas distintas en las que se investiga a la exjefa de Estado por supuestos hechos de corrupción.
Bonadio interviene en la causa en la que se investigan las presuntas irregularidades en la operatoria con dólar futuro durante el final de la gestión kirchnersita, mientras que Ercolini lo hace en la causa "Hotesur", en la que se intenta determinar si existió el presunto pago de sobornos a través del alquiler de las habitaciones de hoteles atribuidos a la exfamilia presidencial.
El juez Bonadio tomó la decisión de congelar las cuentas bancarias de Fernández de Kirchner luego de que se negara a aceptar cubrir el embargo de $15 millones, que el magistrado le había impuesto cuando la procesó en el marco de la causa del dólar futuro y tras decretarle el miércoles la inhibición general de bienes.
La disposición del magistrado fue notificada ayer por oficio al Banco Central y a las entidades donde la exjefa de Estado tiene cuentas bancarias. Fuentes judiciales informaron que el bloqueo de las cuentas bancarias de la expresidente regirá hasta tanto se decida a cubrir el embargo, aunque ella había sostenido que no lo cubriría mientras no se resolviera qué juez debe intervenir en la causa dado que ella lo recusó por "abuso de poder".
La expresidente estuvo el miércoles en el juzgado de Bonadio, ubicado en el cuarto piso del edificio ubicado en Comodoro Py 2002, donde se notificó personalmente sobre su situación procesal y acto seguido subió al quinto -el piso de los fiscales- para denunciar al magistrado y a la diputada nacional Margarita Stolbizer por la presunta filtración y tergiversación de un documento que habría sido secuestrado durante un allanamiento.
La exmandataria realizó una presentación espontánea ante el fiscal federal Gerardo Pollicita, en relación a una presentación realizada el martes por Stolbizer, quien pidió que se investiguen presuntos "movimientos sospechosos" en las cuentas bancarias de la familia Kirchner e hizo referencia a cajas de seguridad no declaradas.
Fernández de Kirchner sostuvo frente a Pollicita y al fiscal Ignacio Mahiques que la presentación realizada por Stolbizer, fue el producto de la "tergiversación" de un documento encontrado durante una allanamiento realizado hace una semana "en el estudio del contador Manzanares", hecho que ahora deberá investigar la jueza María Romilda Servini.
El allanamiento se produjo en el marco de la causa Los Sauces, radicada en el juzgado de Bonadio, señalado por la expresidente como quien filtró la información que luego habría sido "tergiversada" y volcada por Stolbizer en la causa "Hotesur", que lleva adelante el juez Julián Ercolini quien delegó la investigación en Pollicita.
Fue el fiscal Pollicita el que ayer por la mañana ordenó una inspección en el Banco de Santa Cruz con el objetivo de determinar si la expresidente o algunos de sus hijos, Máximo y Florencia, contaban con cajas de seguridad en esa entidad.
Fuentes de la fiscalía informaron a la prensa que "el resultado fue negativo" y opinaron que las versiones matutinas que indicaron lo contrario pudieron haber provenidos de fuentes interesadas en perjudicar a la exjefa de Estado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...