Una vez más un hospital de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) fue atacado ayer en Yemen y al menos 15 personas, la mayoría pacientes, murieron y otras 25 resultaron heridas, según informó el gobierno de la provincia noroccidental de Hajjah, que acusó directamente a la vecina potencia de Arabia Saudita.
El director provincial de Salud, Ayman Madhkour dijo a la agencia de noticias DPA que todas las víctimas eran civiles, muchas de ellas niños y mujeres. Por el momento, MSF no dio detalles del ataque ni responsabilizó a alguna de las fuerzas beligerantes que pelean en el devastado y empobrecido Yemen.
Otras fuentes, citadas por las agencia de noticias EFE, informaron que una de las víctimas era un ingeniero yemení, que trabajaba para MSF en ese hospital, ubicado en la localidad de Abs, a unos 130 kilómetros al noroeste de la capital, Sanaá, y a 65 kilómetros de la frontera con Arabia Saudita.
De acuerdo a la cuenta de Twitter de MSF, desde julio de 2015, la organización atendió a 4611 pacientes en el hospital de Abs.
El domingo, MSF había denunciado un bombardeo aéreo contra una zona controlada por los rebeldes hutíes que golpeó a una escuela, mató a 10 niños e hirió a otros 28 en el norte de Yemen, mientras el movimiento insurgente responsabilizó directamente a la vecina Arabia Saudita, la única fuerza que ataca desde el aire en el país.
Pero ayer, los bombardeos cayeron sobre un hospital de la organización, una de las pocas internacionales que siguen en el terreno tras un año y medio de guerra y bloqueo total.
Uno de los testigos, Mustafa Mohamed, dijo que dos tercios del hospital quedaron destruidos y que los heridos fueron tratados de urgencia a la parte que quedó en pie.
Los aviones de la coalición liderada por Arabia Saudita siguen sobrevolando la zona, según la fuente, por lo que se teme que puedan lanzar nuevos ataques.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...