¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
25 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Contundente respaldo a Maduro en la cumbre del Noal

Lunes, 19 de septiembre de 2016 01:30
<div>NOAL &nbsp;MADURO Y REPRESENTANTES DE 120 PAÍSES DURANTE LA INAUGURACIÓN.</div><div>
El Movimiento de Países No Alineados (Noal) concluyó ayer su XVII Cumbre en Isla Margarita, con un espaldarazo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presionado por la peor crisis que ha vivido el país petrolero en su historia reciente.
La reunión, a la que asistió un pequeño grupo de mandatarios de los 120 países del movimiento, conclyo con la aprobación de un documento final de unas 190 páginas, en las que se consignan el llamado a la no injerencia, el impulso a la paz y a la cooperación, y preocupaciones por la situación en Venezuela y otros países en conflicto.
Maduro, quien el sábado en la apertura de la cita denunció una "arremetida" de Estados Unidos en América Latina y en particular contra su gobierno socialista, asumió la presidencia del bloque por los próximos tres años, un periodo imprevisible en la convulsa situación política, económica y social de Venezuela.
Aunque su mandato concluye en enero 2019, sus opositores buscan sacarlo del poder a través de un referendo revocatorio, que exigen se celebre este año para que se realicen elecciones. No obstante, el gobierno asegura que eso es imposible porque empezaron tardíamente el proceso.
"Venezuela vive una crisis de muchas dimensiones. Hay pesimismo y desesperanza en la gente. Para el presidente la Cumbre y la presidencia del bloque es importante en un momento en que está sometido a presión nacional e internacional", aseguró la analista Mariclen Stelling.
El presidente socialista atribuye a una alianza entre la oposición venezolana y Washington supuestos planes para derrocarlo por medio de una "guerra económica" que, con acaparamiento y especulación de productos básicos, genera un fuerte malestar social.
La oposición cree que la única solución está en el referendo.

Sobre el Mercosur
La oposición en Venezuela, agradeció ayer a la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay la decisión de impedir que Venezuela ejerciera este semestre la presidencia temporal del Mercosur.
Con esa resolución, el Mercosur "hace una contribución fundamental y concreta para superar la situación de secuestro que hoy padece la democracia venezolana", dijo la MUD en una declaración.
La coalición responsabilizó por la situación a "una cúpula corrupta que, aunque rechazada ya por la inmensa mayoría de los venezolanos, pretende aferrarse al poder mediante el uso de la violencia burocrática en las instituciones y de la violencia física en las calles".
La cuestión de la presidencia temporal del Mercosur entró en crisis a comienzos de julio pasado, cuando estaba previsto que fuera traspasada de Uruguay a Venezuela, de acuerdo con la rotación semestral por orden alfabético de los países miembros.
Sin embargo, el asunto entró en un largo debate debido a la oposición de la Argentina, Brasil y Paraguay, que cuestionaron la falta de cumplimiento de Venezuela de compromisos propios de su condición de socio del bloque.También esgrimieron la situación interna en Venezuela, con un conflicto institucional entre los poderes controlados por el oficialismo y parlamento con mayoría opositora, y donde hay 130 opositores presos.
Finalmente los cuatro fundadores del Mercosur acordaron que compartirán las decisiones durante este semestre y emplazar a Venezuela a que regularice su situación antes de diciembre.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
El Movimiento de Países No Alineados (Noal) concluyó ayer su XVII Cumbre en Isla Margarita, con un espaldarazo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presionado por la peor crisis que ha vivido el país petrolero en su historia reciente.
La reunión, a la que asistió un pequeño grupo de mandatarios de los 120 países del movimiento, conclyo con la aprobación de un documento final de unas 190 páginas, en las que se consignan el llamado a la no injerencia, el impulso a la paz y a la cooperación, y preocupaciones por la situación en Venezuela y otros países en conflicto.
Maduro, quien el sábado en la apertura de la cita denunció una "arremetida" de Estados Unidos en América Latina y en particular contra su gobierno socialista, asumió la presidencia del bloque por los próximos tres años, un periodo imprevisible en la convulsa situación política, económica y social de Venezuela.
Aunque su mandato concluye en enero 2019, sus opositores buscan sacarlo del poder a través de un referendo revocatorio, que exigen se celebre este año para que se realicen elecciones. No obstante, el gobierno asegura que eso es imposible porque empezaron tardíamente el proceso.
"Venezuela vive una crisis de muchas dimensiones. Hay pesimismo y desesperanza en la gente. Para el presidente la Cumbre y la presidencia del bloque es importante en un momento en que está sometido a presión nacional e internacional", aseguró la analista Mariclen Stelling.
El presidente socialista atribuye a una alianza entre la oposición venezolana y Washington supuestos planes para derrocarlo por medio de una "guerra económica" que, con acaparamiento y especulación de productos básicos, genera un fuerte malestar social.
La oposición cree que la única solución está en el referendo.

Sobre el Mercosur
La oposición en Venezuela, agradeció ayer a la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay la decisión de impedir que Venezuela ejerciera este semestre la presidencia temporal del Mercosur.
Con esa resolución, el Mercosur "hace una contribución fundamental y concreta para superar la situación de secuestro que hoy padece la democracia venezolana", dijo la MUD en una declaración.
La coalición responsabilizó por la situación a "una cúpula corrupta que, aunque rechazada ya por la inmensa mayoría de los venezolanos, pretende aferrarse al poder mediante el uso de la violencia burocrática en las instituciones y de la violencia física en las calles".
La cuestión de la presidencia temporal del Mercosur entró en crisis a comienzos de julio pasado, cuando estaba previsto que fuera traspasada de Uruguay a Venezuela, de acuerdo con la rotación semestral por orden alfabético de los países miembros.
Sin embargo, el asunto entró en un largo debate debido a la oposición de la Argentina, Brasil y Paraguay, que cuestionaron la falta de cumplimiento de Venezuela de compromisos propios de su condición de socio del bloque.También esgrimieron la situación interna en Venezuela, con un conflicto institucional entre los poderes controlados por el oficialismo y parlamento con mayoría opositora, y donde hay 130 opositores presos.
Finalmente los cuatro fundadores del Mercosur acordaron que compartirán las decisiones durante este semestre y emplazar a Venezuela a que regularice su situación antes de diciembre.

Temas de la nota