SAN PEDRO (Corresponsal). Con gran fervor, la comunidad mendieteña honró a su santa patrona Nuestra Señora de La Merced, con distintas actividades que se cumplieron durante el novenario y que concluyeron el domingo con los actos centrales. Desde temprana hora, una salva de bombas anunció la llegada de la festiva jornada y distintos sectores de la localidad se vistieron de fiesta para honrar a la Virgen, que con su maternal presencia bendice a los hijos de la dulce y labriega zona.
Tras las instancias protocolares, de la que participaron autoridades locales y provinciales, abanderados, escoltas y pueblo en general, se ofició la misa central que fue presidida por el padre René Ruiz y concelebrada por los sacerdotes Primo Betannin y Abel Vitalus.
La feligresía sampedreña participó de las actividades centrales con gran devoción a la santa patrona Nuestra señora de La Merced.
El padre René Ruiz compartió la alegría de haber podido celebrar la misa en un lugar muy caro a sus afectos. Así también resaltó que "en nuestro norte argentino, las fiestas patronales tienen todavía esa conjunción de lo folclórico, lo tradicional y lo religioso". De manera que "la gente vive la misa, la procesión, los actos y el desfile, pero también algo que quedó incorporado en el pueblo y tiene que ver con vivir la cercanía con Dios a través de la Virgen, a través de la devoción popular hay una comunicación y un acercamiento a Dios y eso se puede apreciar en todo nuestro pueblo argentino", dijo.
Sostuvo que en este año de la Misericordia, la homilía estuvo centrada en la figura de María bajo la advocación de Nuestra Señora de La Merced como la madre de la misericordia, "por eso el mensaje fue la misericordia divina vivida en lo concreto, en la vida de todos los días, ayudando y fortaleciendo a los demás". El mensaje propicio para el momento que vivimos, donde necesitamos el acompañamiento del otro para sentirnos mas fuertes en la vida.
Procesión
Finalizado el oficio religioso, todos los presentes se prepararon para dar inicio a la tradicional procesión llevando en andas la sagrada imagen la que fue portada por los gauchos. Como un singular signo, la procesión se detuvo en instituciones del medio y en la empresa azucarera, polo productivo de la región. También se detuvo frente a la imagen de la Virgen ubicada en la plazoleta donde se hizo otra invocación pidiendo siempre bendiciones para el pueblo.
Al llegar a la avenida Libertad, las autoridades se ubicaron en el palco oficial y la imagen fue colocada en un sitial, desde donde presidió el desfile, del que participaron escuelas primarias y secundarias, instituciones intermedias, escuelas del municipio, fuerzas de seguridad y agrupaciones gauchas.
El padre Abel Vitalus agradeció a todos los que participaron de la novena, a todos aquellos que acogieron a la imagen de la Virgen en sus casas y a los que hicieron posible la concreción del festejo patronal.
También expresó "que la Virgen nos ayude a crecer como hijos del mismo padre y pido para que la comunidad crezca día a día junto a María, que ella esté presente en todos nuestros actos" dijo tras impartir la bendición, a todos los que colmaron la avenida principal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...