PALPALÁ (Corresponsal). La precaria vivienda de una familia del asentamiento Nueva Esperanza, sufrió el derrumbe de una de las paredes sobre la cama de un niño de 10 años. Si bien el pequeño sufrió sólo contusiones, piden ayuda porque se les mojó todo.
En el lugar, la mamá y el niño, vivieron un gran susto aunque la pesadilla no se terminó, por cuanto la mujer único sostén de la familia no tiene un trabajo estable y tiene un serio problema en una de las piernas.
En diálogo con El Tribuno de Jujuy, Araceli Cristina Castillo explicó que la lona que utiliza como techo es prestada y la tiene que devolver, quedando prácticamente a la intemperie. La madre indicó que tuvieron que instalarse en ese lugar por no poder pagar un alquiler.
Al parecer el agua de la última lluvia habría producido el derrumbe de los bloques. "Se empozó el agua y en la madrugada, por el peso que produjo sobre la lona, cayó sobre la cama del niño", remarcó.
El pequeño lugar donde residen es dormitorio, cocina, comedor y utilizan un pequeño fogón dentro del lugar. "Los vecinos nos ayudan con la comida y con trabajos domésticos que puedo realizar para salir adelante", dijo.
Los útiles del niño quedaron mojados junto a la ropa, sin mercadería y sin poder acceder a ayuda social, por cuanto al perder los documentos, la limita a que puedan acceder a otros beneficios sociales.
"La noche que se derrumbó la pared, mi hijo saltó hacia mi cama y se salvo de milagro de ser aplastado", señaló la mujer.
Los vecinos del lugar explicaron a nuestro medio que se presentaron las notas respectivas al Ejecutivo local, por lo que esperan respuestas.
A la comunidad solicitan útiles y zapatillas Nº 38 para el niño.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...