Estados Unidos y China, los dos países que más contaminan en el planeta, anunciaron ayer en Hangzhou la ratificación del histórico acuerdo de París para limitar el calentamiento global, un anuncio que podría acelerar su entrada en vigor.

"Creo que al final se demostrará que ese fue un punto de inflexión para nuestro planeta", dijo Obama en referencia al acuerdo de diciembre pasado, que calificó como "el momento en el que decidimos salvar el planeta".

En una ceremonia con su homólogo Xi Jinping en la ciudad china, donde se celebra el G20, ambos líderes entregaron al secretario general de la ONU Ban Ki-Moon los documentos que oficializan la ratificación.
"Han dado un gran impulso para que el acuerdo entre en vigor. Soy optimista sobre el hecho de que podremos lograrlo antes de que acabe el año", dijo Ban.

El acuerdo tiene el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

Para que entre en vigor en 2020, tal y como está previsto, tienen que ratificarlo al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones mundiales.

Juntos, Estados Unidos y China representan un 40% de las emisiones de CO2.
China, que todavía produce más del 70% de su energía a partir del carbón, es responsable de cerca del 24% de las emisiones mundiales.

Hasta ahora 24 países habían ratificado el acuerdo, pero en su mayoría son pequeños Estados insulares que representan sólo una pequeña parte de las emisiones (1,08%).

Según la Casa Blanca, Obama aprovechará el G20, un foro de países industrializados y emergentes, para alentar a otros países, India en particular, a ratificar el tratado.

Este "efecto llamada" podría acelerar su entrada en vigor un texto que según el instituto Climate Analytics, 34 países, entre ellos Brasil, Canadá, Indonesia y Japón, habrán ratificado antes de que acabe 2016.
El legado de Barack Obama

"Ahora vemos un camino claro y creíble hacia la entrada en vigor del acuerdo de París", indicó Brian Deese, consejero para el clima de la presidencia estadounidense.

La Casa Blanca asegura que la ratificación no necesita la aprobación del Congreso, controlado por la oposición republicana.

La rapidez de la ratificación del texto por parte de Estados Unidos se explica por la voluntad de Obama de reforzar su legado antes de que termine su mandato, en enero, dijo Deese.

Una de las cuestiones clave es la de las subvenciones a las energías fósiles, que muchos gobiernos siguen otorgando. "Hablar de triunfo en París y continuar dando generosas subvenciones no sería compatible" con el acuerdo e incluso "hipócrita", explicó Li Shuo, un experto climático de Greenpeace.

China es el país que más invierte en energía solar pero al mismo tiempo las autoridades siguen aprobando la construcción de centrales de carbón (al menos 150 nuevos proyectos en 2015).

Según la oenegé Climate Transparency, para alcanzar el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a +2´C hasta 2030 las grandes potencias tendrán que multiplicar al menos por seis sus objetivos actuales de reducción de emisiones.
Pero la aplicación del acuerdo de París interesa no sólo a los gobiernos sino también al sector privado.

Embed

Reforzar la lucha contra el extremismo
El presidente Chino, Xi Jinping, y su par turco, Recep Tayyip Erdogan, acordaron ayer reforzar la cooperación en la lucha contra el extremismo así como también en el sector energético, durante una reunión mantenida en vísperas del G20, que se celebrará entre hoy y mañana.
Xi urgió a que ambos países impulsen la confianza política mutua y logren más resultados en la cooperación antiterrorista, y valoró el compromiso de Turquía con impedir actividades en su territorio que menoscaben la seguridad de China.
El año pasado, Turquía fue escenario de protestas antichinas, después de que las autoridades de la potencia asiática obstaculizaran el ayuno durante el Ramadán de la minoría musulmana uigur, que habita la región noroccidental china de Xinjiang y tiene fuertes lazos culturales e históricos con Turquía y pueblos de Asia central.
Por su parte, Erdogan, que participará en la primera cumbre internacional tras el fallido golpe de Estado en Turquía en julio pasado, agradeció a Xi el apoyo de China para preservar la seguridad nacional y la estabilidad social.
Ambos acordaron coordinar, además, la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda de China con la estrategia de desarrollo de Turquía, y también aumentar la cooperación en infraestructura y energía, áreas en las que los dos países firmaron acuerdos.
El presidente turco será uno de los protagonistas al margen de la cumbre del G20, ya que de momento también tiene previsto reunirse con el líder ruso, Vladimir Putin, y con el presidente estadounidense, Barack Obama.
Las reuniones con Putin y Obama estarán dominadas por la invasión militar turca en el norte de Siria, que comenzó el pasado 24 de agosto para atacar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y debilitar a las milicias kurdas que combatían al grupo extremista y que son enemigas de Ankara.
El gobierno chino exige que la lucha global contra el extremismo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...