El plantel de Banfield tomó ayer la decisión de no practicar de cara a la reanudación oficial del torneo de Primera División como consecuencia del atraso salarial en el que incurre la dirigencia de la entidad sureña.
El capitán del equipo, Walter Erviti, justificó la postura asumida por él y sus compañeros, argumentando que "el estado de ánimo no era el mejor". "Estamos dentro de una situación difícil, hay una deuda importante y el estado de ánimo no es el ideal. Iniciamos la pretemporada esperando encontrar respuestas, ya hicimos un buen torneo el semestre pasado pese a los problemas, pusimos al club por encima pero hoy es momento de frenar la pelota y plantear nuestros problemas" sostuvo el experimentado volante marplatense.
Los jugadores del "taladro" se reunieron en el predio de Luis Guillón y comunicaron la postura de no desarrollar actividades, luego de no tener novedades en torno a los cuatro meses de deuda en sueldos, en la mayoría de los casos.
Por eso el exmediocampista de San Lorenzo y Boca expresó: "Somos lo más profesionales posible, ponemos al club por encima de todo pero también llega un punto en que la situación personal de varios compañeros se complica, sobre todo de los más jóvenes y debemos dejar una postura marcada".
Y agregó: "Comprendemos la situación del fútbol argentino y del club, pero también pesa lo individual. Hay que resolver esta situación y encontrar el camino para achicar la deuda y dedicarnos a entrenar para estar enfocados en hacer las cosas bien dentro de la cancha; como lo hicimos durante todo el torneo, pese a los problemas".
El jugador con experiencia en el fútbol mexicano, jugó en Monterrey y Atlante, se refirió al momento que eligieron para tomar la decisión y añadió: "Este tipo de decisiones no las podemos tomar durante el torneo sino ahora, porque en un mes tenemos que salir a la cancha a dar respuestas, no podemos explicarle al hincha nuestros problemas".
En cuanto a la reunión que mantuvo parte del plantel con el presidente de la institución, Eduardo Spinoza, Erviti relató: "Eduardo entiende, pero se ve afectado por nuestra postura. Yo entiendo al club y a los dirigentes, pero este problema no lo creamos los futbolistas, sólo deseamos soluciones, queremos sólo jugar al fútbol".
Consultado sobre su posible salida del "taladro" para continuar en Independiente, Erviti sostuvo: "Hoy quiero hablar solamente de lo grupal, es lo único que me interesa, lo personal vendrá después. Cómo capitán de grupo y uno de los más grandes, tengo responsabilidad ante mis compañeros", dijo.
El equipo del sur bonaerense padece una apremiante situación económica, que podría mejorar en caso de sufrir una literal desmantelación con las salidas de Erviti, Santiago Silva y Carlos Matheu.
Esta situación recuerda a las anteriormente vividas por los planteles de Newell''s Old Boy de Rosario y de Quilmes, quienes tuvieron paros por falta de pago a sus jugadores en esta pretemporada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...