Prevenir los conflictos debe ser la prioridad máxima de las Naciones Unidas, según postuló su nuevo secretario general, António Guterres, quien prevé reformas para que la organización sea más ágil a la hora de mediar e intervenir en las crisis.
"La prevención no es sólo una prioridad, sino la prioridad. Si cumplimos con nuestras responsabilidades, salvaremos vidas, reduciremos el sufrimiento y daremos esperanza a millones de personas", dijo Guterres en su primer discurso ante el Consejo de Seguridad desde que asumió el cargo.
El diplomático portugués adelantó que quiere "todo un nuevo enfoque" en este ámbito y abogó por cambios en la "cultura, estrategia, estructuras y operaciones" de la ONU.
"Debemos reequilibrar nuestro enfoque sobre paz y seguridad. Durante décadas ha estado dominado por la respuesta al conflicto. Para el futuro, debemos hacer mucho más para prevenir la guerra y mantener la paz", subrayó.
Guterres, quien asumió el 1 de enero, llamó a los países del mundo a superar la desconfianza mutua y enfrentar los conflictos más urgentes de forma conjunta, porque "la guerra nunca es inevitable".
"Naciones Unidas fue creada para ligarnos en una organización internacional que descanse en reglas y evitar de esta forma la guerra. Hoy en día ese orden está en gran peligro", señaló.
Esa idea sigue la línea de la estrategia impulsada en los últimos años por el anterior secretario general, el surcoreano Ban Ki-moon, que insistía en la importancia de identificar a tiempo las señales tempranas de posibles conflictos para atajarlos de raíz. Sin embargo. en muchas ocasiones Ban se encontró con la falta de voluntad del Consejo de Seguridad para actuar de forma preventiva, algo que Guterres quiere cambiar.
Para el portugués, lo fundamental es fomentar la confianza y la cooperación entre los Estados miembros y entre estos y la ONU.
""Demasiadas oportunidades de prevención se han perdido porque los Estados miembros desconfían de los motivos de los otros y por preocupaciones sobre la soberanía nacional", según Guterres, quien dijo comprender esos temores dado el desequilibrio de poder en el mundo y el uso "selectivo" que se ha hecho en el pasado de ciertos principios.
Así, insistió en que la prevención de conflictos no puede nunca utilizarse con fines políticos ni con "dobles raseros".
"Pero eso no quiere decir que no hay estándares. La acción preventiva es esencial para evitar atrocidades masivas o graves abusos de los derechos humanos", recalcó.
Sin embargo, Guterres tendrá que lidiar con un Consejo de Seguridad muy fracturado, a la espera de los cambios que la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca pueda traer a las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, acusó hoy a Rusia de utilizar el principio de la soberanía nacional para bloquear acciones en el Consejo y de luego ignorarlo cuando le conviene, por ejemplo en Ucrania.
Power, en una de sus últimas intervenciones antes de dejar el cargo, insistió en que los países no deben usar la soberanía nacional para blindarse frente al escrutinio internacional y dijo que la "perversión" de ese concepto está minando el trabajo de Naciones Unidas.
Mientras, su homólogo ruso, Vitaly Churkin, reiteró las dudas de su país sobre los criterios que otros quieren utilizar como señales tempranas de posibles conflictos e insistió en que hay demasiados conflictos que vienen precisamente de la intervención exterior.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...