La voz de Tomás Lipán fue la encargada de poner en palabras el recuerdo infantil de su madre, pastora, que tras la bajada de barro por su corral se disponía a celebrar con más alegría el Carnaval con el padre erquencheando desde el cerro. Pasada ya la medianoche, sobre el escenario mayor del Enero Tilcareño, pidió a los turistas que hagan correr la voz de que se puede venir con confianza a la Quebrada.

Pero la noche de reapertura del Festival ya llevaba rodadas un par de horas. El escenario montado en el tinglado municipal, que como telón de fondo muestra un paisaje nuestro pintado en mural por el “Gallego” Ferrán y alumnos de la Ucse, dio inicio con la nueva formación de Tukuta Gordillo repasando piezas propias, de nuestro acervo folclórico y sikuriadas. Tras su presencia, las de Silvia Iriondo, José Simón y Capi Nieva, que llamó al escenario a Gustavo Patiño.

Estos números fueron una colaboración del programa Festejar, con que el Ministerio de Cultura de la Nación apoyó el festejo tilcareño. El estilo joven del folclore salteño de Los del Portezuelo abrió las puertas a la presentación también con el auspicio de Festejar, quien sumó, a la fuerza festiva de su voz, la solidez de los vientos de Franco Tolaba dentro de una formación que lo acompaña para alzar el tono de alegría de cualquier evento.

En el escenario, junto a Lipán, las plumas de samilante de Julio Herrera, las cañas de niños tilcareños, la voz de Daniela Salas y el paso por los carnavalitos que sacaron de en medio las butacas porque incitaban al baile. Ya cerca de las tres sumó lo suyo Canto Cuatro, y un cierre a para pista fiestera con Tunay y Ternura.

Variedad y calidad de propuestas

Cuando el turismo comenzó a repoblar las calles de Tilcara, devolviéndole vida a una temporada que se durmió en parte hasta la reapertura del paso vehicular por la ruta 9, las propuestas con que se recibe al turismo volvieron a florecer. Las mesas de bares y restoranes tornaron peatonales tramos del casco céntrico mientras, en la plaza, las danzas al ritmo de saya y los platos del Festival Gastronómico fueron un atractivo para turistas y vecinos.

En la plaza seca del Hotel Municipal, el teatro para niños y para adultos que no olvidan la sonrisa, y en la Secretaría de Turismo la información sobre una apuesta hotelera y de circuitos turísticos que busca volver a enamorar a quienes nos visitan. Con la caída de la tarde, las peñas, las fiestas y los espectáculos, variados y de calidad, llamaban a aquellos que acababan de salir de los museos tras las inauguraciones de artes plásticas.

En la noche, en el Capec cantaban Micaela Chauque y Cristina Paredes, que volverán al escenario del salón municipal en estos días con la segunda edición del encuentro de cantoras "Jallalla Warmi", mientras nos detuvimos a escuchar a Roberto Cora, en el escenario de Sirviñacu, cuando paseaba por piezas de nuestro cancionero, canciones escuchadas aquí y allá y algo de su valiosa composición propia con el multiinstrumentista Ángelo González, con quien cada noche recrea su repertorio.

Así, de modo sólido y creciente, Tilcara vuelve a abrirse gracias al aporte de peñas y locales particulares para ir descubriendo al recorrer sus calles.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...