"Tuvimos una charla excelente, muy amistosa, y creo que Peña Nieto representa muy bien al pueblo de México. Pero yo debo defender a los estadounidenses y lograr una relación justa entre ambas naciones. EEUU no puede seguir perdiendo millones de empleos y negocios amplios de sus empresas", reveló Trump sobre la conversación que mantuvieron ambos mandatarios.

El republicano aprovechó la conferencia de prensa con la británica Theresa May para aclarar la charla: "La frontera con México es muy débil y creo que el general John Kelly (el ministro del Interior) hará un trabajo excelente allí".

Y agregó: "Vamos a renegociar nuestros acuerdos comerciales y otros aspectos de nuestra relación y creo que, al final, ambos saldremos ganando".

Más tarde, México informó que acordaron no hablar del muro públicamente para aliviar la tensión."Acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral. Los presidentes también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema", añadió la presidencia mexicana.

Las relaciones entre México y Estados Unidos, dos países vecinos y asociados por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), alcanzaron ayer su punto más bajo en décadas, en una súbita escalada de tensiones que se aceleró dramáticamente desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Los desentendimientos se avivaron el miércoles, día en que Trump firmó dos decretos sobre vigilancia migratoria. El primero de ellos determina el inicio "inmediato" de los pasos necesarios para construir un "muro físico" en la frontera.

Además, el mandatario estadounidense insistió en que México costeará, de una forma u otra, la faraónica obra.

Pero ante la negativa mexicana de aceptar pagar el muro, Trump sugirió el jueves en Twitter que, en ese caso, era mejor cancelar la visita programada de Peña Nieto.

El presidente mexicano confirmó posteriormente la cancelación también por la misma red social.

En la noche del jueves, el canciller mexicano, Luis Videgaray, sostuvo en Washington que la posibilidad de que su país pague por el muro "no es negociable".

Este viernes, sin embargo, una de las personas más próximas a Trump, su asesora Kellyanne Conway, dijo a una red de televisión que México debe pagar por el muro porque "obtiene mucho" de Estados Unidos.

México "no quiere pagar porque quiere continuar permitiendo que gente y asumo que también drogas —ya que no están haciendo mucho para pararlas— pasen por nuestra frontera. México debe pagar por el muro porque obtiene mucho de este país", dijo Conway a la red de TV CBS.

Con relación a la "idea" lanzada el jueves por Sean Spicer, de un arancel del 20% a las importaciones provenientes de México, Conway añadió otra: la de actuar sobre las remesas enviadas a su país por mexicanos que viven en Estados Unidos.

"La principal fuente de ingreso a México es de mexicanos que trabajan aquí y mandan dinero. Por eso, la repatriación de fondos es una pieza importante en la visión del presidente Trump", apuntó.

"Tenemos que parar esto de tener gente y drogas pasando por nuestra frontera. Somos una nación soberana que gasta miles de millones ayudando a otros países a proteger sus fronteras. Es momento de que hagamos lo mismo por Estados Unidos", añadió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...