"Se trata de una clara escena de homicidio, muy emotiva y complicada", fue una de las frases del doctor Rodrigo Miralpeix, fiscal Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 3 en feria, minutos después del violento asesinato de Jimena Beatriz Salas, de 44 años. El nuevo homicidio perpetrado en Salta se produjo ayer cerca del mediodía en el barrio San Nicolás de Vaqueros. Hasta el momento se desconoce el móvil del asesinato, algunos elementos hacen sospechar que se podría tratar de un femicidio. Según fuentes de la investigación, la mujer fue encontrada por su marido, Nicolás Cajal (43), cerca de las 14, cuando volvió de trabajar.
Los primeros datos aportados hacen suponer que el asesino sería conocido de la víctima. En el domicilio estaban la Beatriz y sus dos hijas menores de tres años. Una de las especulaciones es que el agresor habría ingresado en la casa entre las 11.30, cuando la empleada que trabaja haciendo tareas de limpieza de la vivienda se va, y las 13.45, que es cuando el marido de Beatriz llega y alerta sobre el crimen a la Policía. Si bien no se descarta ninguna hipótesis, incluso un homicidio en situación de robo, la furia desatada en la casa ubicada en la calle Las Virginias 164 hace sospechar que se trataría del cuarto femicidio en Salta en menos de un mes.
Frente al despiadado ataque, la joven madre se defendió hasta donde pudo, mientras sus hijas mellizas permanecían en el baño de la casa. De acuerdo a la escena y las primeras pruebas colectadas, el fiscal actuante en la causa expuso un cruento escenario. Beatriz Salas trató de defenderse y pelear por sobrevivir y terminó con "múltiples heridas", según Miralpeix. El cuerpo fue hallado en el comedor boca abajo, la mujer recibió al menos dos puñaladas: una en la parte del abdomen y otra a la altura de la mama izquierda. El lugar de las mortales heridas también suponen una determinación extrema del homicida al momento de actuar.

Último mensaje

El marido de la víctima, Nicolás Cajal (43), fue el primero en ser entrevistado por los efectivos que llegaron al lugar tras alertar el homicidio de su esposa. Según sus declaraciones, llegó de trabajar y se encontró con la trágica escena: su mujer estaba tirada en el comedor sin vida y sus dos hijas en el baño. El último contacto que mantuvo con Beatriz Salas fue a las 13.15, a través de un mensaje de texto. Siguiendo la pista de este último dato, se puede suponer que el crimen pudo haberse cometido en esa media hora entras las 13.15 y las 13.45. Todo es materia de investigación.
El suceso llegó a manos del fiscal Miralpeix, quien de inmediato ordenó que se haga presente el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) con el médico legal y los peritos. Se trabajó sobre el marido de la víctima tomándole pruebas de ADN y luego se le tomó declaraciones. El trabajo se extendió en pruebas biológicas, informáticas, revisión de celulares y cámaras que estarían en la parte exterior del lugar. Hasta el momento no hay detenidos.
Este nuevo y atroz homicidio que se produjo en la provincia se suma a otros crímenes en lo que va de enero, sucesos en los que el bestial accionar dejaron saldos sangrientos y personas sin vida. En este último caso la víctima fue Jimena Beatriz Salas (44) y fue asesinada en su propia casa. En las próximas horas se determinará si estamos en la presencia de un nuevo femicidio.

FUENTE: EL TRIBUNO DE SALTA

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...