Coincidencias y diferencias afloraron por igual en la breve rueda de prensa conjunta que dieron ayer en la Casa Blanca el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, al final de la primera reunión entre ambos y de Trump con otro jefe de Estado.
La primera ministra británica, Theresa May, ingresó a las 12:30 a la Casa Blanca, inaugurando la agenda presidencial de encuentros de la flamante administración republicana con jefes de Estado.
Seguidamente, Trump y May ofrecieron a las 13 locales (15.00 hora argentina) una rueda de prensa en la que afloraron coincidencias y divergencias, y luego compartieron un almuerzo de trabajo.
El dueño de casa abrió la ronda de prensa asegurando que las relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido "nunca fueron más fuertes", y expresó su "apoyo perenne" a la consolidación de las relaciones entre ambos países, pero las declaraciones de May abrieron un franco intercambio de divergencias, en particular sobre Rusia.
Mientras que May señaló que las sanciones económicas a Rusia "deben continuar", algo que el presidente estadounidense Donald Trump ha puesto en duda, remarcó que dada "la relación especial" con Estados Unidos, ambos países tienen margen "para estar en desacuerdo".
Trump, en cambio, se reservó la libertad de acción afirmando que, si bien aún es "pronto" para hablar sobre la posibilidad de que su país levante las sanciones a Rusia, quiere tener una "fantástica relación" con el presidente ruso, Vladímir Putin.
Trump, que como un gesto de cordialidad hacia su visitante le mostró, al recibirla, que había vuelto a instalar en la Oficina Oval un busto de Winston Churchill que su predecesor, Barack Obama, había retirado, también aseguró que la relación de su país con el Reino Unido es "más fuerte que nunca", gracias, en parte, a su afinidad con la primera ministra May.
May, por su parte, felicitó a Trump por "una asombrosa victoria electoral" y señaló que ambos países "están unidos en nuestro reconocimiento de la Otan", tema sobre el cual también hubo matices divergentes, dado que Trump criticó varias veces ya la utilidad de esa alianza militar. Según la mandataria británica, además, Trump le había reafirmado que ambos países tienen un "compromiso inquebrantable" con la alianza atlántica, que alguna vez consideró "obsoleta". Indicó también que había sido portadora de una invitación a visitar Gran Bretaña extendida por la reina Isabel II, y que Trump había aceptado.
A su vez, el estadounidense elogió al Reino Unido por abandonar la Unión Europea (Brexit), dado que él había experimentado personalmente, como empresario, la diferencia entra la "muy mala experiencia" en Europa continental, mientras que con los británicos todo le había sido siempre más sencillo.
"Fue una cosa fantástica para el Reino Unido", dijo, y agregó que espera llevarse bien con May, al igual que con muchas otras personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...