¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
3 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Segundo aniversario del ataque a Charlie Hebdo

Lunes, 09 de enero de 2017 01:30
<p>LA REVISTA FRANCESA RECUERDA EL SEGUNDO ANIVERSARIO DEL ATENTADO YIHADISTA.&nbsp;</p>
Francia recordó ayer con sobriedad y sin actos oficiales el segundo aniversario del ataque yihadista contra la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado judío dos días después, en el que la plaza parisina de la República vuelve a ser escenario de la repulsa ciudadana.

En esos atentados hubo en total 20 muertos (incluido los tres atacantes) y las autoridades adelantaron su recuerdo al pasado jueves, con coronas de flores y minutos de silencio en la sede de la publicación, la avenida en la que los hermanos franceses Chérif y Sa‹d Kouachi mataron a un policía en su huida tras ese primer ataque y la entrada del supermercado.
Por expreso deseo de las familias, no hubo discursos y la presencia de los medios fue mínima.
Ayer, día en que se cumplieron dos años de esa primera matanza, la población tomó el relevo con una ceremonia lanzada por la Asociación francesa de Víctimas del Terrorismo (AfVT).
"Es importante mantener la movilización en un momento en que el país está amenazado y se quieren hacer desaparecer sus valores", explicó Guillaume Denoix de Saint Marc, director general de ese organismo que había animado a acudir con velas a la plaza de la República.
Esa céntrica plaza y sus alrededores congregaron el 11 de enero de 2015 a más de un millón de personas para reivindicar la libertad de expresión y la tolerancia frente al extremismo, y hoy recordó de nuevo a los muertos y numerosos heridos, físicos y psicológicos, de esos tres fatídicos días.
La lluvia y las bajas temperaturas hicieron que los asistentes fueran poco numerosos a un acto en el que se leyeron los nombres de los fallecidos, se guardó un minuto de silencio y se volvió a desplegar el lema "Je suis Charlie" (Yo soy Charlie), popularizado hace dos años en señal de apoyo.
El atentado contra Charlie Hebdo, con 12 fallecidos, fue el más sangriento en Francia en medio siglo, hasta que la matanza del 13 de noviembre (13-N) de ese mismo año en bares de París y la sala Bataclan estableció un nuevo récord, con 130 personas muertas.
Said y Cherif Kouachi, armados con kalashnikov, acabaron ese día con leyendas de la caricatura como el entonces director del semanario, Stéphane Charbonnier "Charb", Jean Cabut "Cabu" o Georges Wolinski, y mataron además a un invitado, a un guardaespaldas y a un policía, antes de ser abatidos dos días más tarde.
El actual director de Charlie Hebdo, Laurent Sourisseau, conocido como "Riss", reivindicó ayer, en la emisora RTL, su derecho a la libertad de expresión, e insistió en que no van a renunciar a su oficio ni a su pasión, y en que intentan que sus vidas no se vean "dictadas por esta violencia".
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Francia recordó ayer con sobriedad y sin actos oficiales el segundo aniversario del ataque yihadista contra la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado judío dos días después, en el que la plaza parisina de la República vuelve a ser escenario de la repulsa ciudadana.

En esos atentados hubo en total 20 muertos (incluido los tres atacantes) y las autoridades adelantaron su recuerdo al pasado jueves, con coronas de flores y minutos de silencio en la sede de la publicación, la avenida en la que los hermanos franceses Chérif y Sa‹d Kouachi mataron a un policía en su huida tras ese primer ataque y la entrada del supermercado.
Por expreso deseo de las familias, no hubo discursos y la presencia de los medios fue mínima.
Ayer, día en que se cumplieron dos años de esa primera matanza, la población tomó el relevo con una ceremonia lanzada por la Asociación francesa de Víctimas del Terrorismo (AfVT).
"Es importante mantener la movilización en un momento en que el país está amenazado y se quieren hacer desaparecer sus valores", explicó Guillaume Denoix de Saint Marc, director general de ese organismo que había animado a acudir con velas a la plaza de la República.
Esa céntrica plaza y sus alrededores congregaron el 11 de enero de 2015 a más de un millón de personas para reivindicar la libertad de expresión y la tolerancia frente al extremismo, y hoy recordó de nuevo a los muertos y numerosos heridos, físicos y psicológicos, de esos tres fatídicos días.
La lluvia y las bajas temperaturas hicieron que los asistentes fueran poco numerosos a un acto en el que se leyeron los nombres de los fallecidos, se guardó un minuto de silencio y se volvió a desplegar el lema "Je suis Charlie" (Yo soy Charlie), popularizado hace dos años en señal de apoyo.
El atentado contra Charlie Hebdo, con 12 fallecidos, fue el más sangriento en Francia en medio siglo, hasta que la matanza del 13 de noviembre (13-N) de ese mismo año en bares de París y la sala Bataclan estableció un nuevo récord, con 130 personas muertas.
Said y Cherif Kouachi, armados con kalashnikov, acabaron ese día con leyendas de la caricatura como el entonces director del semanario, Stéphane Charbonnier "Charb", Jean Cabut "Cabu" o Georges Wolinski, y mataron además a un invitado, a un guardaespaldas y a un policía, antes de ser abatidos dos días más tarde.
El actual director de Charlie Hebdo, Laurent Sourisseau, conocido como "Riss", reivindicó ayer, en la emisora RTL, su derecho a la libertad de expresión, e insistió en que no van a renunciar a su oficio ni a su pasión, y en que intentan que sus vidas no se vean "dictadas por esta violencia".

Temas de la nota

Temas de la nota