“Los chicos cuando consumen buscan llegar al descontrol”

En su experiencia ¿Cuáles son los principales consumos que se están dando en materia de  sustancias psicoactivas en Buenos Aires?

-Lamentablemente los consumos vienen subiendo en todo el país. La última encuesta hecha en 2016 presentada recientemente  por Sedronar  nos muestra que en edad escolar secundaria la franja de 12 a 17 años, es donde más se han incrementado los consumos. En los  últimos siete años se ha triplicado el consumo de marihuana, casi duplicado el consumo de alcohol  entonces estamos frente a una situación realmente grave. No es sólo grave por el consumo de los  chicos sino porque la franja etarea de los padres de estos chicos son los que no toman conciencia de que tienen que cambiar para que algo cambie. Es el tercer país de América en el consumo de alcohol y el primero de toda América Latina, es decir consumimos una cantidad extraordinaria de alcohol y esto lo hacemos también los adultos, y es lo que le mostramos a los chicos.

¿En qué consiste el consumo de la “jarra loca”?

-Los chicos cuando consumen pretenden  perder el control, entonces el alcohol para eso solo no alcanza o no lo hace lo suficientemente rápido, y en la ansiedad que le imprimen no les alcanza la velocidad en que el alcohol les hace perder el control entonces agregan sustancias. Le agregan medicamentos y esos suelen ser  psicofármacos, que salen de las familias que es donde están, porque eso no se les vende a los chicos en la farmacia. Además, suelen mezclar el alcohol con las mal llamadas bebidas energizantes, frecuentemente  éxtasis entonces  tenemos cuadros muy graves que si se le agrega alcohol normalmente es fatal. Entonces tenemos una sensación de descontrol que pareciera que es la buscada por los chicos.

¿Cómo llegan los chicos a las guardias?

-Los chicos llegan muy mal. Si nosotros comparamos con lo que pasaba hace quince años, teníamos chicos de 18, 19 o 20 años que llegaban con cuadros de intoxicación de alrededor de 3 grados por litro de sangre. Hoy tenemos adolescentes de 14, 15 ó 16 con concentración de  alcoholemia por encima de los 5 grados, es decir que lo que estamos viendo son cuadros extremos con un cuadro muy alto de gravedad y de riesgo de vida.

¿El éxtasis se usa en determinados grupos o se ha difundido su consumo?

-No, el éxtasis es algo que todavía se sigue usando en determinados niveles socio-económicos y culturales, y normalmente muy asociado a un tipo de música, y a un grupo, un perfil de adolescentes. Es decir que el éxtasis es una sustancia de  uso recreativo, que se comercializa fácil y produce un efecto tentador  para los consumidores que  hace que sientan que tiene un efecto poco nocivo, que en realidad el efecto es a largo plazo. Entonces claramente, si no se mezclan otras sustancias con el éxtasis, no tiene una gran manifestación que  los chicos sientan que ponga en riesgo su vida en el momento. Esto aumenta su peligrosidad porque incrementan su consumo.

¿En el caso del paco, cómo se está dando el consumo?

-El consumo de paco igual que el de cocaína se ha estancado, podríamos decir que en los últimos siete años no aumentó ni la cocaína ni el paco. Se ha mantenido, considerando el aumento de la población inclusive se puede decir que tiene un leve descenso. Lo que aumentó mucho es el consumo de los analgésicos, opioides relacionados a la morfina como el tramadol, dextropropoxifeno, la oxicodona, que son analgésicos muy específicos que se están mal utilizando con fines específicos y de abuso, y que nos están generando un problema grave. Son de acceso restringido y de venta  por farmacias pero lamentablemente siempre tenemos un comercio ilegal en nuestro país.

¿Y actualmente están surgiendo nuevas drogas?

-Siempre tenemos alguna nueva droga novedosa  que no tienen mayor impacto en la salud. Tenemos la aparición de la que se conoce como “flakka”, del “CB two o 2CB”. Si nosotros tenemos en cuenta que el mundo produce 3 mil sustancias químicas nuevas por año  siempre aparece alguna psico-activa que termina pudiendo generar algún efecto. Hace dos años apareció  en nuestro medio el “superman” que afortunadamente tuvo poca difusión y no hay una gran distribución en el país. Pero otro que nos está preocupando bastante es el éxtasis líquido, GHB que está teniendo una difusión ´más amplia y por ende más  peligroso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...