Anuario 2017
Volcán, el pueblo que logró sobreponerse

Fue una mañana gris y oscura del martes 10 de enero, solo bastó menos de una hora de lluvia para que nuevas generaciones de niños, jóvenes, adultos y abuelitos vivieran uno de los peores aludes en 40 años que dejó a Volcán enterrado en barro con los recuerdos tapados, lágrimas de tristeza e impotencia y la lamentable pérdida de la vida de 4 personas.

Eran casi las 9.30 cuando el volcán arrasó con todo a su paso bramando fuerte por la Quebrada del Filtro, al mismo tiempo el agua y las piedras azotaban Bárcena y Tumbaya, dejando la ruta 9 totalmente intransitable por casi 15 días y cientos de autos y familias varadas.

Tres fuertes explosiones se escucharon en Volcán antes de que las alarmas empezaran a sonar, muchos no las escucharon, sino que fueron alertados por sus propios vecinos quienes iban casa por casa avisando que el volcán estaba bajando y que debían salir inmediatamente.

No hubo tiempo para sacar nada, ni ropa, ni documentos, ni fotos, solo salieron con lo que llevaban puesto. Costó sacar a algunos abuelitos de sus casas, muchos se rehusaron a hacerlo pero finalmente entendieron que debían salvar sus vidas. Lamentablemente Elena Zambrano no quiso dejar su hogar y su hijo Juan Carlos Zambrano hizo lo imposible para ayudarla pero el barro los sorprendió en el intento y sus cuerpos fueron encontrados casi un mes después, luego de una angustiante búsqueda.

Un mes después también pudieron entrar los vecinos de las zonas roja y amarilla a ver sus casas, ellos fueron los más afectados donde el lodo llegó a casi 2 metros. Esos días de febrero fueron tan duros como el día mismo del alud. Es que el llanto volvió cuando las personas entraron y vieron todo envuelto y tapado por el barro. Sensaciones que penetran el alma al ver cómo intentaban recuperar lo más valioso para ellos, no eran los electrodomésticos ni otras cosas materiales, sino las fotos, los álbumes, los cuadros de las familias, que aún estaban mojados y teñidos de marrón, que limpiaban con sumo cuidado. Meses después, en agosto, llegó otro golpe para ellos, la demolición.

Esa palabra que algunos se negaron a aceptar

Demolición, esa palabra que algunos se negaron a aceptar, hasta que cedieron con profunda resignación y con lágrimas de dolor vieron a las máquinas amarillas derrumbar los muros que los acobijaron en ese hogar donde crecieron junto a sus familias. Las paredes quedaron hechas pedazos y se volvieron polvo en el piso, hasta que los camiones fueron llevándose todo para dejar esos lugares donde antes había casas antiguas en solo terrenos baldíos que hoy esperan por la reconstrucción.

A casi un año del alud solo una casa comenzó su reconstrucción, la del recordado y primer restaurante de doña Evarista "Chichi" Condorí, ubicado en la esquina de la terminal, que gracias a tanto esfuerzo ya va en un avance de obra del 47%, como comentó Efraín Ortega, su hijo, emocionado y entusiasmado porque su madre ya quiere volver a trabajar en el restaurante a sus 78 años, al igual que tantos abuelitos que no querían estar sin hacer nada y pusieron de nuevo sus negocios.

El resto, las 36 familias de la zona más afectada, comenzará los primeros días de enero, porque los papeles y trámites necesarios demoraron con respecto a la titularidad y planos de reconstrucción. Cada casa ronda en un millón de pesos aproximadamente y se respetará la construcción y fachada anterior. 274 millones de pesos fueron los anunciados por el Gobierno de la Provincia y de la Nación para ser destinados a toda la reconstrucción del pueblo, que avanza de a poco en las calles con las nuevas conexiones de agua potable, cloacas y gas. En estos días trabajadores se encuentran en las calles Belgrano y San Martín dejando listo el pavimento de las avenidas principales para avanzar en el adoquinado de las calles.

Un pueblo nuevo, renovado, que se levanta de a poquito, con la gente que abrió de nuevo sus negocios gracias a los subsidios y su propio trabajo, gracias a que nunca bajaron los brazos y empezaron de nuevo, a los que soportaron el frío en las casillas armadas en la cancha del pueblo y que algunas familias todavía están allí en medio de la lluvia. A los que siguen trabajando en la Mesa de Gestión y Coordinación reuniéndose todos los miércoles desde que pasó el alud para continuar los trabajos.

Sin duda nunca olvidarán ese día en que perdieron todo pero salvaron sus vidas, no olvidarán a las 4 personas que no pudieron seguir adelante y tampoco a cada una de las personas de cada rincón de la provincia y de todo un país que donó zapatillas, ropa, alimentos, muebles, dinero, agua, y sobre todo a aquellos que fueron hasta Volcán para ponerse a la par de los lugareños a limpiar las casas y las calles para sacar el barro. Los volcanenses están eternamente agradecidos y siguen en la lucha de levantar un pueblo mejor, orgullosos de vivir en Volcán y ser el "Pórtico de la Quebrada".

"Los fenómenos de remoción en masa pueden repetirse"

por Waldo Chaile, geólogo 

Al oeste de la localidad de Volcán se encuentra la serranía del Chañi, sobre su flanco oriental se encuentra la Quebrada de los Filtros que pasando por el lado norte del pueblo desemboca en el río Grande. La quebrada se desarrolla sobre rocas que corresponden al Período Precámbrico, Ordovícico y Cretácico. La quebrada tiene su naciente en un anticlinal del flanco oriental de la sierra del Chañi. La Quebrada de los Filtros tiene una historia geológica similar a las que tuvieron todas las quebradas de la Quebrada de Humahuaca. En el pasado las condiciones climáticas eran diferentes a las actuales, había períodos fríos y otros cálidos. Estas condiciones provocaron intensa meteorización y los períodos lluviosos generaron movimientos de sedimentos que depositaron millones de toneladas en los cauces de las quebradas o construyendo conos aluvionales muy grandes, como por ejemplo, desde la localidad de Volcán hasta la de Bárcena es un cono aluvional. Actualmente las precipitaciones medias anuales en la región es de 300 mm, cuando en un sector las lluvias superan esa media,comienza la removilización de los sedimentos de dichos conos y los depositados en los cauces, esos flujos densos se mueven lentamente o rápidamente según la cantidad de agua, la pendiente del terreno y el trayecto o sea si es recto o con curvas. A comienzo de este año, en la Quebrada de los Filtros, la movilización del flujo denso se generó porque las precipitaciones superaron la media, tiene fuerte pendiente y cuando dicho flujo llegó a la ruta 9, disminuyó la pendiente y en consecuencia perdió movilidad depositando el sedimento. Esto ha impedido evacuar el material que continuaba avanzando. Situación que determinó el avance del flujo por los sectores de menor resistencia al movimiento, siendo por esta situación el sector norte del pueblo de Volcán el más afectado. Los fenómenos de remoción en masa pueden repetirse o generarse en otros sectores de la Quebrada de Humahuaca, si las lluvias superan la media anual ya que las pendientes y disponibilidad de sedimentos son adecuados.