Fue otro año sin luces

El 2017, al igual que el 2016, fue un año con pocas luces para Gimnasia en materia futbolística. En la primera mitad, el técnico Fernando Gamboa nunca terminó de amalgamar una idea de juego. Y aunque consiguió algunos resultados positivos, la mala relación con parte del plantel terminó de inclinar la balanza. Antes de finalizar el contrato, la dirigencia decidió prescindir de sus servicios. También fue cierto que en el seno de la CD se había barajado la posibilidad de darle continuidad, atendiendo a que el "Negro" no había armado el grupo -fue un antecesor Mario Sciacqua-, pero la goleada en manos de San Martín en el estadio "23 de Agosto" selló su futuro.

Había mucho malestar entre los hinchas por la campaña. Entonces, la directiva, con mucho criterio, fue en busca de un hombre identificado con los colores del club. Héctor Arzubialde (histórico marcador central y dos veces DT del equipo), Rolando Bertolini (exayudante de campo de Mario Gómez, quien ascendió a Primera) y Martín Astudillo (el mejor volante central que tuvo el "lobo") eran los candidatos.

Astudillo, que había brillando en los "90 y luego estuvo una década en Europa, ganó la pulseada. El hecho de haber dirigido a Deportivo Maipú en el Federal y a Independiente Rivadavia en la B Nacional fue determinante en la decisión. El "Pulpo" ya tenía experiencia para afrontar un torneo "picante".

Se mantuvo la base del equipo, apostando a los juveniles que estaban dando ya su primeros pasos, y se contrató a jugadores acordes al presupuesto que maneja la entidad "albiceleste".

Gimnasia, después de perder en el debut, consiguió dos triunfos seguidos y un empate que lo ubicaron en la parte alta de la tabla. Se empezaba a ver una idea, la mano de Astudillo, su impronta. Pero algo pasó. La derrota con Villa Dálmine en el estadio "23 de Agosto" fue un golpe duro de digerir. Las igualdades posteriores despertaron más dudas que certezas y así se terminó de alejar de los puestos de vanguardia. El triunfo sobre Santamarina fue agua en el desierto, pero los posteriores 1 a 1 con Chicago y 0 a 0 ante San Martín de Tucumán, partido que mereció ganar por cierto, llevaron a finalizar la primera parte del torneo en mitad tabla. El objetivo principal será pelear un ascenso, siendo "requisito" concluir el certamen entre los nueve primeros. Sin embargo, el primer desafío pasa ahora por ganarle a Almagro en la reanudación de la competencia y así clasificar a la Copa Argentina.

El 2017 no quedará grabado en el corazón de los hinchas por sus festejos ni nada por el estilo, pero siempre la ilusión se renueva y todos confían en que el año que llega habrá más alegrías que sinsabores.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Anuario 2018

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...