Familia quedó en la calle tras ser desalojada

Silvia Luna, junto a sus tres hijos adolescentes, nuera y dos nietos, uno de 2 años y el otro apenas de tres meses vivieron ayer un momento traumático al ser desalojados de una vivienda que habitan hace más de 8 años. En estos momentos viven en la calle, a la intemperie y esperan que el Estado les tienda una mano y agilice los trámites de adjudicación de la vivienda.

Ocurre que la casa en cuestión, ubicada en las 370 Viviendas del barrio Alto Comedero, fue alquilada por Luna en el año 2010 con un contrato de locación por dos años, vencido el plazo renovó el contrato de forma verbal, luego de tres años más y ante un aumento "desmedido" de la cifra de alquiler, notificó al supuesto dueño que no podía pagarlo y fue intimada a desalojar el inmueble por lo que buscó en el vecindario otra vivienda para alquilar.

En ese momento los vecinos le sugirieron que notificara la situación ante el Instituto de Viviendas de Jujuy, ya que el supuesto dueño nunca la había habitado ni pagado las cuotas por lo que no podía alquilarla.

"Miguel Espíndola debía 20 años de cuotas, nunca la pagó, ni la habitó, por lo que notifiqué la situación y pedí que me la adjudicaran. Mientras que Espíndola me hizo un juicio, pero la jueza nunca averiguó que Espíndola no es el dueño, sino el Ivuj", contó Luna.

Sin embargo, ayer por orden de la jueza Marisa Rondón del Juzgado de Primera Instancia Civil y Comercial se ejecutó el desalojo, que según los vecinos, tuvo un operativo lleno de excesos.

Es así que hoy la familia vive en el pasaje, a la intemperie, expuesta a posibles lluvias y con dos bebés que lloran por ingresar a la casa donde nacieron.

El operativo

En la mañana de ayer, según comentaron Luna y los vecinos, “ingresaron al inmueble más de 30 efectivos policiales del cuerpo Ceop, para detener a sus dos hijos, de 22 y 18 años, que aún dormían junto a la pareja de uno de ellos y dos bebés. Los adolescentes fueron esposados y detenidos. Minutos más tarde llegó Luna que se encontraba haciendo trámites y quiso ingresar para “defender” sus pertenencias que eran arrojadas a la calle sin ningún tipo de cuidado y también fue arrestada y esposada. Anoche, uno de sus hijos debía jugar en el equipo de Alto Juniors y el otro joven de 18 años debía hacer la Cena Blanca, ambos eventos quedaron truncos debido al desalojo. Los vecinos apoyan el pedido de adjudicación para Luna.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...