El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantendrá un decreto de su antecesor, Barack Obama, que prohíbe a las empresas que tengan contratos con el gobierno federal discriminar a sus empleados lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, según informó ayer la Casa Blanca, como una forma de terminar con los rumores que indicaban que el flamante mandatario descartaría esta orden de 2014.
Trump "está decidido a proteger los derechos de todos de todos los estadounidenses, incluyendo a la comunidad Lgbtq (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales)", afirmó la Casa Blanca en un comunicado.
El presidente, explicó el comunicado, sigue siendo "respetuoso y solidario" con los derechos de esta comunidad, igual que durante la campaña electoral.
Además, Trump "se enorgullece" de haber sido el primer candidato presidencial republicano en mencionar a la comunidad Lbgtq en su discurso de aceptación de la nominación, "comprometiéndose" entonces a proteger a sus miembros "de la violencia y la opresión".
Con este anuncio, la Casa Blanca dio por zanjados los rumores sobre que Trump quería eliminar el decreto de Obama, firmado en en 2014, que protege a estos ciudadanos contra la discriminación en los lugares de trabajo.
El lunes, Human Rights Campaign (HRC), el mayor grupo de presión en favor de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en los Estados Unidos, emitió un comunicado en el que dijo que, debido a los rumores que atentaban contra la comunidad y el historial de discriminación de la última semana, "ellos están preparados para luchar al máximo contra esto".
Además, desde la organización recordaron que cuando el actual vicepresidente, Mike Pence, era gobernador de Indiana, apoyó una ley en su estado que permitía a las empresas discriminan y negar sus servicios a las personas LGBTQ.
Según la Casa Blanca, esta orden "permanecerá intacta bajo la dirección del presidente Donald J. Trump".
Con este decreto, el entonces presidente Obama convirtió en ilegal el despido de empleados de empresas subcontratadas por el gobierno federal por motivos relacionados con su orientación sexual o su identidad de género.
Además, la orden prohíbe explícitamente la discriminación de los empleados transexuales.
Según indicó la Casa Blanca entonces, más de cuatro de cada 10 sufrieron alguna forma de discriminación laboral debido a su orientación sexual y el 90 % de los transexuales padeció el acoso o maltratos.
Chad Griffin, al frente de HRC, aseguró que no están convencidos del compromiso del presidente con los derechos Lgbtq, y que Trump "dejó preguntas sin respuestas".
"Se comprometerá a oponerse a cualquier decreto que permita que empleados del estado, organizaciones financiadas por los contribuyentes o incluso las empresas, puedan discriminar?", se preguntó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...