La generalización del uso del Sistema Único de Boleto Electrónico (Sube) que se hizo efectiva ayer en esta ciudad, generó un mal momento a muchos usuarios. Si bien se extendió un mes el periodo de implementación, que permitió a la gente adquirir sus tarjetas y recargarlas, las filas se sucedieron hasta la noche del martes en Alto Comedero, y ayer fueron muchos los que no pudieron viajar, algunos debieron descender de las unidades y otros lograron llegar a trabajar con la ayuda de algún amigo o conocido.
Las anécdotas de cruces y dificultades para poder viajar en la mañana de ayer fueron muchas. El eje común en los comentarios fue nuevamente la falta de puntos de recarga, ya que aseguran que los visitados estaban colapsados, otros limitados por el margen y sin sistema.
Empáticos y solidarios algunos comentaron el mal momento de gente conocida, muchos de los cuáles podían sortear la dificultad con ayuda de conocidos y amigos que le acercaban la tarjeta, mientras que otros apelaban al saldo de 20 pesos que las tarjetas le permiten utilizar para ser debitado en la próxima recarga.
Un esbozo de esa situación es la que se presenta en la Terminal de Ómnibus donde, pese a la gran afluencia de gente que tiene a diario, el único lugar de recarga y adquisición de tarjetas es un telecentro que allí funciona. "Hay mucha demanda y ahora me quedé sin nada. A nosotros nos habilitan cierto monto, y se me termina a las 9 de la mañana" explicó Emanuel, encargado del local, afirmando que no dan abasto con la recarga, mientras la venta de tarjetas es de un promedio de 200 a diario.
Paradójicamente, en la oficina identificada como Sube que funciona en la misma terminal, al acercarse se puede encontrar un cartel que aclara que allí "no se vende ni se recarga Sube", y es que ahí informan que sólo es una boca de gestión para tramitar la tarjeta destinada a los beneficiarios de programas sociales nacionales. De hecho, pese a tratarse de un beneficio, las personas que lo tramitan deben llevar la tarjeta, previa compra, para que tras la gestión se le recargue la misma debido a una tardanza en la llegada de los plásticos.
Así lo confirmó un empleado del servicio, Rafael Ortuño, quien aseguró que "el centro que está dispuesto en la terminal solamente es para los beneficiarios de programas nacionales. Nación está atrasada con el envío de tarjetas, entonces estamos pidiendo que compren la tarjeta y nosotros le hacemos la carga de los datos y si tienen beneficios ya pagan tarifa diferenciada para el colectivo".
Allí pueden gestionar el servicio todos los beneficiarios sociales de Anses, presentando el DNI, de 8 a 20. En tanto, las personas con discapacidad deben presentarse en las oficinas de los ex baños públicos.

LAS OPINIONES

Yésica Avilés

Quise hacer la recarga y en Alto Comedero estaban sin sistema, había mucha gente, venían desde avenida Forestal. Teníamos que dejar la tarjeta para retirarla a las 7 del a mañana porque si no, no viajábamos. Hoy en el colectivo no dejaban subir sin Sube así que algunos se hacían prestar.

Miguel Angel Aisama

Ahora vine en taxi pero el sistema está muy colapsado, hay muchas colas por todos lados para comprar y para recargar la Sube. Iba a cargar pero había tanta fila que confío tener saldo en mi tarjeta para poder viajar. Hay lugares donde se pueden hacer recarga pero aquí en el centro está muy lleno.

Marta Gareca

Yo recién subí y hay dificultad todavía. Hay gente jubilada, discapacitada y no tiene el carnet renovado así que el chofer les dijo "no sé con qué volverán". En Alto Comedero no hay suficientes lugares para recargar, hoy había una cola tremenda en Carahuasi (B5) y no había suficiente carga.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...