El nuevo jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, afirmó que en un periodo de dos años quiere tener finalizado el muro que su país quiere levantar en la frontera con México para combatir la inmigración ilegal.
"El muro será construido primero allí donde más se necesita y luego se complementará. Así es como yo lo veo. Realmente, espero tenerlo listo en los próximos dos años", señaló Kelly ayer en una entrevista con la cadena de televisión Fox News, luego de visitar la zona fronteriza.
El exgeneral de cuatro estrellas, considerado un "halcón" en lo que a la seguridad fronteriza se refiere, añadió que la construcción del controvertido muro comenzará en apenas unos meses, pero no especificó una fecha concreta.
Jonh Kelly reconoció que el gobierno del presidente Donald Trump está estudiando todavía cómo financiar un proyecto de esta envergadura, dado que la frontera entre los dos países tiene casi 3.200 kilómetros de largo.
Sin embargo, el jefe de Seguridad Nacional afirmó: "Creo que la financiación la obtendremos relativamente rápido". En este sentido, recalcó que el muro será levantado en primer lugar allí donde Estados Unidos lo considere más necesario.
Kelly se reunió el miércoles en la ciudad de Weslaco (Texas), a unos catorce kilómetros de la frontera, con el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, para abordar los esfuerzos conjuntos para asegurar el límite fronterizo.
Allí recibió los últimos informes de las operaciones llevadas a cabo en la región texana del Valle del Río Grande por parte de la jefatura del Departamento de Seguridad Pública (DPS, en sus siglas en inglés) de Texas.
"En Washington hay muchos puntos de vista sobre qué se debe hacer en la frontera, pero para mí no hay nada mejor que hablar con aquellos que trabajan diariamente en ella, tanto los agentes del DPS de Texas como los de nuestro departamento de seguridad", aseveró Jonh Kelly.
En ese enclave del sur de Texas ya existe el muro y diariamente la Patrulla Fronteriza reporta un promedio de mil detenciones de indocumentados.
La región es la segunda zona con más muertes de indocumentados, después del desierto de Arizona; también es la frontera con más puentes internacionales, ya que la colindancia con Tamaulipas (México) tiene 17 cruces binacionales y dos ferroviarios.
El 25 de enero, cinco días después de tomar posesión del cargo, Trump firmó una orden ejecutiva para la construcción de ese muro fronterizo que, según había dicho en la campaña electoral, puede costar unos 8 mil millones de dólares.
El controvertido proyecto ha causado una crisis sin precedentes entre los dos países vecinos.
Pese a ello, Kelly dijo que espera llegar a una relación de cooperación con México en la seguridad fronteriza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...