El momento económico de Zapla en el Federal A es crítico. Por eso ayer el plantel, citado a las 9 am, se reunió y ante la falta de respuestas para achicar la mora salarial decidieron no entrenarse hasta que se le abone por lo menos una parte de la deuda. Esta decisión fue transmitida al cuerpo técnico y por ende se suspendió el amistoso previsto para hoy ante Los Leones.
Eso sí, todos acordaron retornar el lunes a las 18 con la esperanza de que aparezca el dinero. En ese sentido trascendió de que ayer el presidente, Miguel Taritolay, se presentó en Casa de Gobierno para agilizar el cobro de la cuotas del "Viví Jujuy".
"La situación sigue igual por eso mantenemos la medida acatada, se nos adeuda mucha plata. Si bien todo el fútbol argentino está en la misma situación, nosotros estamos reclamando algo que nos corresponde y entendemos que no es el momento para parar, en realidad nunca porque el jugador fe fútbol vive de esto y tiene que mantener su físico pero hay cosas que no se pueden manejar por eso como grupo tomamos la decisión de no volver a entrenar hasta que tengamos una respuesta del presidente desde lo económico para solventarnos y después vemos como seguimos", señaló Hernán Lillo.
El capitán "merengue" también comentó que "Godoy (DT) entiende la decisión y nos apoya. Parar no nos ayuda. Sin embargo, si te sobrepones a todo esto y se solucionan a la larga te terminan fortaleciendonos como grupo. Nos pasó en el regreso de La Quiaca donde volvimos en un colectivo de línea por el alud e hicimos varios kilómetros caminando al costado de la ruta. Se cumplieron los objetivos propuestos y quizás después de las vacaciones pensábamos que el club iba a estar de otra manera pero no", agregando que "lo principal es lo económico y las promesas para pagarnos no se cumplieron se llegó a una medida de fuerza antes de la pretemporada pero hicimos un esfuerzo para viajar ya que en ese momento había una fecha de inicio de la Copa Argentina y del Federal A. Hoy es diferente pero desde antes de ir a La Quiaca no recibimos más plata y la promesa era que a la vuelta íbamos a cobrar. Pero aparecieron pequeños detalles que no suman como ser desde noviembre no tenemos agua caliente en la ducha, para los entrenamientos no tenemos agua, el pasto de la cancha está alto, el gimnasio no se lo puede usar con normalidad. Lo que tenemos que hacer es venir y jugar, pero en el día a día se hace difícil y no te permiten trabajar cómodo", afirmó.
Al final dijo que "vamos a seguir firme con nuestra postura. Entendemos que Taritolay está sólo, pero detrás de él hay 25 familias", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...