En la localidad aun se encuentran operativos los grupos de voluntarios que prestan colaboración a los damnificados por el aluvión. Entre ellos, miembros de la Cruz Roja Argentina y de la Iglesia recorrieron las calles ayer para colaborar con alimentos y agua potable.
Los referentes de la Cruz Roja, María Luz Moldes y César Flores, expresaron que el "auge de la emergencia" ya concluyó, y que en estos momentos apuntan a la recuperación temprano, con tareas de apoyo psicosocial, resiliencia y saneamiento en el pueblo.
"En estos momentos las familias están sobrellevando los problemas y algunos se encuentran en una difícil situación porque están a punto de demoler sus casas", relató Flores.
En tanto, una de las vecinas que se mantuvo diariamente en la iglesia del pueblo brindando alimentos a decenas de familias, Nicolasa Sajama, explicó que la situación actual es mucho más tranquila y que "muy despacio y con fe, estamos saliendo adelante".
Nicolasa aseguró que muchas menos personas permanecen en el salón parroquial para recibir dos comidas y meriendas, y que aún cuentan con donaciones, sobre todo ropa, que los voluntarios seleccionan diariamente para su entrega.
Según la Cruz Roja, sólo 60 personas permanecen evacuadas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...