Un tribunal de apelaciones de Estados Unidos rechazó ayer la petición del presidente Donald Trump para restaurar de inmediato el veto migratorio que impedía la entrada en el país de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, y pidió más argumentos antes de tomar una decisión definitiva sobre el tema.
Así lo informó la Fiscalía General del estado de Washington en su cuenta de Twitter, lo que significa un gran revés para la política migratoria que lleva adelante el Ejecutivo estadounidense y que generó un multitudinario rechazo en el país y en el mundo.
La Corte de Apelaciones del Circuito Noveno en California, rechazó ayer la moción de urgencia presentada por el Gobierno que pretendía invalidar la suspensión temporal que firmó el juez federal James Robart el viernes pasado y que frenó el veto inmigratorio de Trump.
Hace dos días, Robart, un juez de primera instancia de Seattle, la mayor ciudad del estado de Washington, bloqueó con efecto inmediato en todo el país el polémico decreto que vetaba desde hace una semana la entrada a Estados Unidos de inmigrantes procedentes de Irak, Yemen, Irán, Somalia, Sudán, Siria y Libia, y de los refugiados en general.
El fallo de Robart fue en respuesta a un recurso presentado contra el decreto de Trump por dos gobiernos estatales: Washington y Minesota.
La suspensión del decreto rige hasta que Robart tome una decisión definitiva o hasta que una instancia judicial superior, como el Tribunal de Apelaciones del Circuito Noveno de San Francisco que se expidió ayer, emita un fallo final.
Ayer fue ese tribunal el que decidió que la orden del juez se mantenga, lo que obliga al Gobierno a restaurar miles de visados y a abrir nuevamente las puertas a millones de inmigrantes y refugiados.
Aunque aún no hubo una respuesta oficial, el presidente sí se ofuscó poco después de la decisión de Robart.
"Un juez le abrió las puertas de nuestro país a potenciales terroristas y a otros que no tienen mejores intereses en su corazón. ­Gente mala está muy feliz!", tuiteó el mandatario.
El sábado, el gobierno estadounidense inició el proceso de apelación, pero la corte de San Francisco le negó esa solicitud y le pidió a los demandantes en el caso -los estados de Washington y Minesota- que presenten argumentos a favor de su posición a la medianoche local de ayer (madrugada argentina) y que el gobierno de Trump haga lo propio hoy por la tarde.
De acuerdo a la agencia de noticias EFE y según expertos legales, la corte de apelaciones podría tomar una decisión final esta semana y es probable que la batalla llegue pronto a la Corte Suprema de Justicia.
Mientras tanto, los refugiados de todo el mundo, que estaban vetados durante 120 días bajo la orden de Trump, y los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, prohibidos durante 90 días de acuerdo con el decreto publicado el 27 de enero, podrán seguir llegando al país como antes, es decir, con las visas necesarias. Estas medidas, que comenzaron a ser ejecutadas al día siguiente del decreto, provocaron de inmediato una ola de protestas masivas dentro y fuera del país y desataron el repudio de gobiernos extranjeros, entre ellos sus principales socios europeos y las naciones que se vieron afectadas por el decreto.
La batalla legal contra este decreto la iniciaron varios estados, pero fueron Washington y Minesota los que tuvieron más éxito al argumentar que las medidas eran anticonstitucionales".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...