El presidente Mauricio Macri convocó ayer a las autoridades de Brasil a realizar avances concretos para que el Mercosur se transforme en una asociación "propia del siglo XXI" y logre atraer nuevos socios comerciales, como México y el resto de la Alianza del Pacífico, en el medio de la incertidumbre global por la llegada al poder de Donald Trump en Estados Unidos.
En el plano de la negociación comercial con Brasil, Macri calificó de "revolucionario" el acuerdo para fundar una agencia reguladora de estándares técnicos, sanitarios y fito-
sanitarios para eliminar las barreras comerciales en el Mercosur, para el cual Brasilia y Buenos Aires pidieron la asistencia financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
En la primera visita de Estado que un mandatario le hace al presidente Temer desde que asumió en reemplazo de la destituida Dilma Rousseff, Macri trazó parte de la mirada geopolítica actual a partir de la asunción de Trump y puso a México como un actor central en la búsqueda de nuevos mercados.
"El Mercosur tuvo una brillante idea de darle un impulso histórico al bloque, que 2017 sea el punto de inflexión, porque entre tantos cambios que nos presenta el mundo debemos ser aliados del siglo XXI, aprovechando todas las herramientas que tenemos para crecer y trabajar en reducir la pobreza", dijo Macri en Brasilia.
Agregó que "hay más incógnitas que claridad" en el escenario mundial, pero instó a fortalecer las negociaciones para un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.
"Hay varios interesados en establecer la relación con nosotros, empezando por la Alianza del Pacífico y también con México", dijo Macri, quien contó que el lunes habló con su par mexicano, Enrique Peña Nieto.
Macri dijo que le manifestó al mandatario mexicano que Argentina está abierto al diálogo y le deseó que tenga un "razonable acuerdo" con Estados Unidos en esta nueva etapa, que estimó "hace que México gire para mirar más hacia el sur".
Macri confirmó que a instancias de Argentina habrá en marzo una reunión de cancilleres del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) y de la Alianza del Pacífico (México, Chile, Colombia y Perú).
Del lado brasileño, los diplomáticos consultados por Télam dicen que con el fin del tratado Transpacífico decidido por Trump, la Alianza del Pacífico "ha quedado en cierta manera huérfana".
Temer también apuntó hacia lo que se podría llamar "el nuevo norte", es decir, un mercado de gran porte como el mexicano que históricamente ha tenido desencuentros comerciales con Brasil, la mayor economía de Latinoamérica.
En el plano bilateral, tanto Temer como Macri insistieron en hablar de "convergencias" y en un "momento histórico" con la firma de un plan de acción. Temer aprovechó el discurso después de la reunión bilateral para defender su gestión al afirmar que era un gobierno de "reformas".
Tras el encuentro, Temer aseguró que "no hay tabúes" en la relación bilateral "ni cuestiones que no puedan ser tratadas y solucionadas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...