Denunció persecución  y pidió sobreseimiento

La expresidente Cristina Kirchner negó ayer los cargos por lavado de dinero en la causa Los Sauces y denunció que es víctima de una "persecución política y judicial", al prestar declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio, que ahora tiene diez días para definir su situación procesal.

En medio de un importante operativo de seguridad en los Tribunales de Comodoro Py, la exmandataria cumplió con la citación y estuvo nuevamente cara a cara con Bonadio, quien ya la procesó en la causa dólar futuro.

Por escrito, Cristina Kirchner se quejó de que es investigada por dos jueces a raíz de un mismo hecho, ya que además de ser indagada por el alquiler de inmuebles en el caso Los Sauces tiene otro proceso abierto por "Hotesur", a raíz del alquiler de sus hoteles."Un verdadero escándalo jurídico y político", sostuvo.

En el documento de 45 carillas, la expresidente sostuvo que hay una "violación de garantías" en su contra y que la acusación de Bonadio es "ridícula" y "absurda".

"Resulto objeto de una persecución judicial y mediática que no registra antecedentes en nuestro país, al menos en los períodos democráticos, y que en mi caso particular se extiende a mis hijos Máximo y Florencia Kirchner, en especial, a esta última", expresó en el escrito que le entregó al magistrado.

Al igual que en otras oportunidades, Cristina Kirchner cargó contra Bonadio por su "parcialidad" y también contra la diputada nacional del GEN Margarita Stolbizer, quien radicó la denuncia del caso.

"Son causas iniciadas por legisladores opositores a mi gobierno, que luego fueron ampliamente difundidas a través de un aparato de propaganda. Los mismos legisladores ahora oficialistas y antes opositores a mi Gobierno que me denunciaron reclaman no sólo mi inmediata detención, sino además exigen proscribirme de cualquier tipo de actividad política", subrayó la expresidente y nombró especialmente a Stolbizer.

En tres carillas hizo su descargo sobre la actividad de la firma inmobiliaria y aseguró que "desde hace décadas" ella y su marido, invirtieron su capital en bienes raíces.

"Todos los contratos de alquiler son genuinos y absolutamente lícitos", añadió la exmandataria, que estuvo 20 minutos en los tribunales federales acompañada por su abogado, Carlos Beraldi.

Por otra parte, justificó que las empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López pagaron varias locaciones de los inmuebles de Los Sauces.

"Los pagos se corresponden con los importes facturados mediante instrumentos bancarios. No existe en la causa, aunque pretendan ocultarlo, un solo pago que se efectuara por estos contratos que hubiese ingresado sin su correspondiente factura", resaltó Cristina.

Por último, solicitó su sobreseimiento, ya que es la última indagatoria, y ahora Bonadio cuenta con un plazo de diez días para resolver la situación procesal de ella y los otros 20 imputados.

Según la acusación, se investiga si la familia de la exmandataria recibió sobornos a través de alquileres de inmuebles de Los Sauces por parte de Báez y López, que fueron favorecidos con licitación de obra pública durante su Gobierno.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...