"Fue el más importante"

El mediocampista Gonzalo "Pity" Martínez destacó ayer que la victoria lograda ante Boca Juniors (3-1) en La Bombonera fue su partido "más importante" desde que llegó a River Plate, no sólo por haber conquistado la apertura del marcador sino por la incidencia que tuvo en la pelea por el Campeonato de Primera División.

"Me había tocado jugar otros buenos partidos, pero el de ayer siento que fue el más importante por todo lo que significó para el equipo y también porque pude hacer un gol", celebró en diálogo con la prensa, tras la práctica desarrollada en el predio River Camp de Ezeiza.

Martínez, de 23 años, marcó su primer tanto en el superclásico, que ya lo había tenido como protagonista destacado en el juego de ida de los octavos de final de la Libertadores 2015, cuando fue víctima de una infracción de Leandro Marín, que provocó el penal para la victoria 2 a 1 en el estadio Monumental.

"Fue un momento soñado el haber podido marcar en La Bombonera. Cuando estaba en el piso festejando no me quería levantar. Después me señalé el número (el simbólico 10) pero porque me salió así, no fue por nada en especial", explicó.

"Pity" puso el 1-0 a los 14 minutos del primer tiempo, al conectar de aire dentro del área un centro lanzado por el paraguayo Jorge Moreira desde el sector derecho. "Cuando me di cuenta que la pelota iba a superar a (Gino) Peruzzi, decidí que le iba a pegar de primera. Por suerte, la tomé bien y pudo entrar", comentó.

El mendocino, afianzado como titular este semestre, en el que lleva anotados tres goles, dijo que se enteró el pasado jueves que actuaría por la banda izquierda y no por la derecha, donde encontró su mejor rendimiento en el año.

"Marcelo me lo dijo en la práctica de fútbol de la semana. Siempre me tuvo confianza, incluso en los momentos que no era titular. Ahora estoy viendo un momento muy bueno, las cosas cambiaron y me van saliendo bien", se alegró.

Martínez contrastó este presente con otros momentos en el club en los que recibía la reprobación de la hinchada por su rendimiento. "Me han dicho de todo -recordó con humor-, sólo una vez me enojé en aquel partido con Quilmes porque se metieron con mi hija".

Por otra parte, el lateral Milton Casco, lesionado en su rodilla derecha durante el superclásico ante Boca Juniors, tendrá como mínimo un mes de recuperación, lo que representa un problema difícil de resolver para el DT Marcelo Gallardo en la recta final del Campeonato de Primera División. Según el diagnóstico primario, el ex Gimnasia y Newell's sufrió "un esguince" pero fuentes del plantel de River le reconocieron a Télam que temen "una leve distensión en el ligamento colateral interno", lo que demandará cerca de 30 días de rehabilitación. "No es grave, pero no se resuelve en dos semanas", explicaron las fuentes consultadas mientras el lateral izquierdo se realizaba esta mañana estudios para comprobar con exactitud el grado de la dolencia. La baja de Casco supone un inconveniente de difícil resolución para Gallardo porque las alternativas para el puesto tampoco las tiene a disposición. Luis Olivera se recupera de un desgarro en el bíceps femoral derecho y Leandro Vega, que actualmente trabaja con la división Reserva, se repone de un proceso de paperas. De modo que los únicos laterales que le quedan a River son el paraguayo Jorge Moreira y el uruguayo Camilo Mayada, ambos de perfil derecho. Ellos dos jugaron ayer el superclásico ante Boca cuando Casco abandonó el campo de juego a los tres minutos. Gallardo tiene pensado utilizar el equipo suplente para jugar el jueves ante Melgar en Perú por la Copa Libertadores debido a que su equipo ya tiene garantizada la clasificación a los octavos de final, pero la escasez de defensores por la banda podrían forzarlo a emplear a los titulares.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...