Un nuevo atentado contra fieles musulmanes

El gobierno británico confirmó ayer que el ataque del domingo por la noche cerca de una mezquita en el norte de Londres se trató de un "atentado terrorista" cometido por una sola persona, que fue detenida, y abrió dudas sobre si el hombre que falleció en el lugar fue realmente una víctima de la agresión.

"Esto ha sido un ataque contra Londres y contra todos los londinenses y todos debemos permanecer juntos contra estos extremistas", afirmó el subcomandante de la Policía Metropolitana de Londres (Met), Neil Basu, en una conferencia de prensa en la que además informó que se cree que fue uno solo el individuo que arrolló con una camioneta a fieles que salían de sus oraciones en la mezquita de Seven Sisters Road, en Finsbury Park.

Ayer, pocos minutos después de la medianoche londinense un hombre de 48 años a bordo de una camioneta comenzó a arrollar fieles islámicos que salían de plegarias nocturnas en pleno mes sagrado de Ramadán.

Según testigos citados por medios locales, cuando estaba siendo reducido por una multitud luego de intentar escapar del lugar, el atacante grito que su intención fue matar musulmanes.

Sin identificarlo, la primera ministra británica, Theresa May, confirmó ayer que el autor del atentado "actuó solo" y aseguró que el hecho "es un recordatorio de que el terrorismo, los extremismos y el odio adoptan muchas formas" al tiempo que incidió en la "determinación" del gobierno en "erradicarlos, sin importar quién sea el responsable".

Más temprano, el funcionario policial informó además que los 10 heridos, dos de ellos graves, pertenecen a la comunidad musulmana, pero sembró dudas sobre si la única víctima mortal falleció como consecuencia del atentado.

Durante la conferencia de prensa, Basu explicó que esta persona se desvaneció antes del incidente y era atendida en el suelo por los feligreses que salían de la mezquita en momentos que empezó el ataque.

Posteriormente, la Policía confirmó su muerte y lo consideró una víctima mortal del ataque, pero se trata de establecer si efectivamente perdió la vida a consecuencia del atropello o no. "El hombre que murió en el incidente de Finsbury Park había recibido primeros auxilios por parte del público y todavía no se sabe si su muerte fue causada por el ataque", puntualizó Basu.

Una mezquita polémica

La mezquita de Finsbury Park era conocida, a principios de los años 2000, por ser un destacado lugar de militantes islamistas de Londres, que acudían al centro para escuchar los incendiarios sermones de Abu Hamza. 

Este predicador egipcio, tuerto y amputado de los dos antebrazos, fue condenado a cadena perpetua en enero de 2015 en Estados Unidos, por 11 acusaciones vinculadas a una toma de rehenes y por terrorismo.

Entre tanto la dirección de la mezquita cambió pero, desde los atentados en París de noviembre de 2015, recibió varias cartas de amenazas.

Ayer por la mañana, aparecieron varios ramos de flores fuera de la mezquita, y cristianos y judíos expresaron su solidaridad con los musulmanes, en un barrio de Islington.

“Vinimos con un equipo completo para expresar nuestro apoyo a la comunidad musulmana”, explicó a la prensa Eli Feld, de 29 años, miembro de Shomrim, un grupo judío de vigilancia civil del norte de Londres.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...