¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
18 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Gremios rechazaron el aumento del Gobierno

Por resolución subieron el mínimo en un 24% en tres tramos, con lo que llegará a $ 10.000 recién en julio de 2018.

Martes, 27 de junio de 2017 22:06
CONSEJO DEL SALARIO. REUNIÓN ENCABEZADA POR EL MINISTRO DE TRABAJO, JORGE TRIACA.

El Ministerio de Trabajo anunció que fijará a través de una resolución de esa cartera, algo sin antecedentes la suba del salario mínimo, vital y móvil.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El Ministerio de Trabajo anunció que fijará a través de una resolución de esa cartera, algo sin antecedentes la suba del salario mínimo, vital y móvil.

Así, dispuso que el sueldo mínimo aumentará 24% en tres cuotas, hasta llevarlo de los actuales 8.060 pesos a 10.000 pesos recién en julio del año próximo, tras no arribarse a un acuerdo entre cámaras empresariales y centrales sindicales.

"Los montos serán actualizados en tres tramos: $8.860 a partir de julio, $9.500 en enero y $10.000 en julio" de 2018, informó la cartera laboral en un comunicado, luego de la reunión del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil que encabezó el ministro Jorge Triaca junto a empresarios y referentes de la CGT y las dos CTA.

En la reunión, la demanda del sector sindical fue de $14.060 para alcanzar el valor de la canasta básica para una familia con dos hijos, lo que equivalía a un incremento del 75%, mientras que la oferta del sector empleador configuraba un aumento del 20,3% en tres tramos ($8.860 en julio, $9.200 en enero y $9.700 en julio), indicó Trabajo.

Ante la falta de entendimiento entre las dos partes, el Gobierno debió laudar y fijó unilateralmente la suba del salario mínimo, que dentro de doce meses llegará a los 10.000 pesos, tal como había trascendido en la previa.

La reunión del Consejo comenzó a las 10 con los encuentros de las comisiones en los que las partes trataron temas como productividad y capacitación laboral, mientras que pasadas las 16:30 se desarrolló el plenario en el que se discutió la suba del sueldo mínimo durante un lapso algo menor a las dos horas, contando un cuarto intermedio de 30 minutos que se dispuso.

Finalmente, la CGT y las CTA firmaron el rechazo al aumento propuesto por las cámaras empresariales y los integrantes de la principal central obrera se retiraron sin hacer declaraciones.

Por su parte, los miembros de las CTA hablaron ante los micrófonos, lanzando duras críticas al Gobierno y, en ese contexto, el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, dijo que propuso a la CGT realizar una "gran movilización o, si es posible, un paro en la primera quincena de julio", si finalmente el Gobierno fijaba un aumento unilateral en torno al porcentaje que proponían los empresarios.

Por su parte, el secretario general de los docentes de Suteba, Roberto Baradel, quien acudió en representación del jefe de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, destacó que tanto las dos CTA como la CGT se mantuvieron en su pedido de que la suba debería estar en línea con el costo de la canasta básica, es decir, llevar el haber mínimo hasta los 15.000 pesos, aunque Micheli reconoció que si se hubiese ofrecido una suma intermedia se habría analizado.

Protestas

Durante la mañana y el inicio de la tarde, manifestantes de las organizaciones de trabajadores informales Ctep y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) protestaron frente a la sede de la cartera laboral de Leandro N. Alem al 600 para pedir su inclusión en la reunión, lo que, al parecer, fue denegado por dos de los tres miembros del triunvirato de la CGT.

También hubo un acto del sector de la CTA Autónoma que se alejó de la conducción de Micheli, el cual montó un escenario frente a la sede del Ministerio, y allí los secretarios generales de ATE nacional, Hugo "Cachorro" Godoy, y de ATE-Buenos Aires, Oscar de Isasi, reclamaron que se suba el haber mínimo hasta los 15.000 pesos.

No obstante, al comenzar el plenario del Consejo ya no quedaron manifestantes y las calles aledañas al Ministerio ya habían sido despejadas para el tránsito, luego de un mañana caótica para la circulación.