Sesenta kilómetros por hora y más. Esa fue la velocidad que alcanzaron los vientos en la capital jujeña. Por la intensidad de las ráfagas, se registró una víctima fatal en un asentamiento, caídas de árboles, postes  y cortes de luz y calles. El temporal comenzó la noche de ayer y culminó está mañana, momento en que hubo que suspender las clases y algunas familias se autoevacuaron.

Las zonas más afectadas en la capital fueron el casco céntrico sobre calle Argañaraz, Güemes, General Paz,  Yrigoyen, Huaicos, Mariano Moreno, la zona alta de Los Perales, algunos sectores de Alto Comedero, y todas las áreas pobladas de árboles de gran porte que cedieron ante el viento norte.

Al amanecer, la Policía de la Provincia ya había confirmado la muerte de -hasta el momento- el único fallecido a causa del desastre climático. Se trata de  un hombre de 65 años, quien residía en el asentamiento San Jorge del barrio San Pedrito, sobre calle Purma.

El deceso se produjo cuando un bloque cayó sobre el pecho de la persona, al momento de iniciarse el viento norte. A causa de las lesiones perdió la vida alrededor de las 23.30 de ayer.

Aunque el Same informó que otras dos personas de la tercera edad también sufrieron paros cardiorespiratorios por el viento norte, la Policía de la provincia solo confirmó un deceso como producto del desastre debido a la acción directa de las ráfagas.

Al amanecer, de a poco el viento comenzó a reducir su velocidad, hasta mitad de mañana.  Al recuperar la ciudad su movimiento habitual, las ráfagas cesaron y dejaron un cielo totalmente despejado. A la vista quedaron los destrozos de la noche, entre ellos la rotura de las importantes de vidrieras de los comercios y voladuras de techos en el casco céntrico.

Desde la comuna, el secretario de Servicios Públicos Guillermo Marenco, acompañado por funcionarios del área, brindó una conferencia de prensa en la que aseguró que el trabajo del municipio era arduo desde la misma madrugada de hoy a pesar de la falta de luz.

El funcionario municipal estimó que el esquema de emergencias de la Municipalidad se encontraba en plenas labores, compuesto por trabajadores de espacios verdes, servicios eléctricos, higiene urbana, transito, obras y mantenimiento urbano.

Las primeras tareas fueron despejar los árboles que cayeron en las arterias y restringir el paso en áreas cercanas a postes de alumbrado público y sostén de líneas de energía, más de seis quebrados a pesar de ser construidos en hormigón.

“Quienes estábamos trabajando, pudimos darnos cuenta que el viento tenía forma de tornado y tuvimos contingencias en nuestros propios vehículos”, sostuvo Marenco.

El secretario de Servicios Públicos de la comuna además aseguró que al amanecer 25 motoristas realizaron un relevamiento completo de la ciudad y se sacaron de funcionamiento las fuentes ornamentales porque hubo fugas de electricidad.

La comuna agradeció la colaboración del Regimiento de Infantería, que colaboró con cuatro camiones para reforzar la tarea de los 250 municipales que recorrieron las calles junto a 100 soldados del Ejército.

Guillermo Marenco indicó que el operativo de trabajos avanzará de norte a sur y sostuvo que –en base a los cruces de información con Ejesa- se normalizará el servicio de energía en las calles de la ciudad dentro de los próximos siete días.

“Fue una catástrofe a la que no estábamos acostumbrados desde el municipio y trabajamos con Defensa Civil y la Policía de la Provincia”, concluyó Marenco.

En total se contabilizaron 40 intervenciones en capital. Hubo evacuados, pero en casas de familias vecinas, debido a que el Regimiento también registró importantes daños.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...