¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Proyecto de recuperación del tren

La Unidad Ejecutora Provincial dio inicio al plan de obras de la línea Jujuy - La Quiaca proyectado para los próximos dos años.En el tramo Tumbaya Purmamarca se concretan labores de limpieza y descubrimiento de vías, con mano de obra local.

Sabado, 01 de julio de 2017 16:05

Francisco Eduardo Rojas es un trabajador ferroviario que recuerda con nostalgia los tiempos en que el tren comunicaba los pueblos de la provincia. Hoy es el capataz de la etapa Volcán, Tumbaya y Purmamarca. Asegura, con la autoridad que le da la experiencia, que la recuperación del tren jujeño es un acontecimiento histórico y que "unirá a todos los jujeños como en los tiempos de antaño". Mantiene vívido el recuerdo en que vio a su primer amor: "Una maquinita negra de 350 a vapor, la que salía de Santa Fe hasta La Plata". Convencido de que siempre se vuelve al primer amor, se compromete "a no aflojar. Vamos a seguir hasta que estos rieles lleguen de puerto a puerto como era antes", sostiene en alusión a las obras de recuperación del tren.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Francisco Eduardo Rojas es un trabajador ferroviario que recuerda con nostalgia los tiempos en que el tren comunicaba los pueblos de la provincia. Hoy es el capataz de la etapa Volcán, Tumbaya y Purmamarca. Asegura, con la autoridad que le da la experiencia, que la recuperación del tren jujeño es un acontecimiento histórico y que "unirá a todos los jujeños como en los tiempos de antaño". Mantiene vívido el recuerdo en que vio a su primer amor: "Una maquinita negra de 350 a vapor, la que salía de Santa Fe hasta La Plata". Convencido de que siempre se vuelve al primer amor, se compromete "a no aflojar. Vamos a seguir hasta que estos rieles lleguen de puerto a puerto como era antes", sostiene en alusión a las obras de recuperación del tren.

La línea Jujuy - La Quiaca se plantea como uno de los desafíos centrales del Gobierno de la Provincia que dirige Gerardo Morales, para dejar atrás un tiempo de pobreza, desesperanza y postergación, concebido al mismo tiempo para abrir "las puertas a la prosperidad compartida, armoniosa, integral y sustentable" que alcance a todos los jujeños.

La transformación de la matriz productiva, que se traducirá en un creciente movimiento de industrialización de la producción local primaria, es potenciada con otros proyectos conexos de alto valor estratégico para el futuro de la provincia, entre ellos la autopista de la ruta nacional 34, el nuevo aeropuerto internacional "Horacio Guzmán", los pasos fronterizos proyectados con Bolivia, el desarrollo de la actividad de frontera en Susques para alcanzar los puertos del Pacífico, el aprovechamiento integral del litio, Cauchari el parque de energía solar más grande de Latinoamérica, y especialmente la reactivación del tren.

La Unidad Ejecutora Provincial Tren Jujuy - La Quiaca lleva adelante diferentes trabajos en el plan de obras definido para los próximos dos años. En este marco, durante abril y mayo los progresos se tornaron palpables puntualmente en el tramo que vincula Tumbaya y Purmamarca.

Se trata de la línea de bandera que indica el ancho de vía donde se deberán realizar los trabajos correspondientes a la limpieza y protección de la traza. A tal efecto, se colocaron postes cada 25 metros, a tres bolillos, y separados del borde exterior de los rieles a una distancia de 5 metros en dirección perpendicular al eje de la vía.

A la fecha, se llevan colocados postes de línea de bandera en una longitud de 12,14 kilómetros aproximadamente.

Limpieza de vías

Las labores de limpieza y descubrimiento de vía comprenden la remoción de la vegetación existente dentro del ancho aproximado de 6 metros, 3 metros a cada lado del eje de la vía. En el caso de vía en terraplén, hasta el pie del talud que conforma este último.

Esta tarea se realiza en dos partes, la primera, mediante el uso de una pala cargadora que fue apropiadamente modificada para un trabajo más eficiente. Esta se encarga de limpiar y destapar la vía removiendo todo el suelo existente hasta el ras de los durmientes en un ancho de 2 metros (igual al ancho de la pala).

En cuanto al resto del ancho, el mismo se desmaleza de forma manual con el personal a cargo haciendo uso de machetes y una motosierra.

La suma de los tramos parciales anteriores indica que hasta el momento se desmalezó 22,837 Kilómetros y se destapó la vía en una longitud igual a 9,177 Kilómetros.

Cumplida la fase de limpieza y destape, se realizó el desprendimiento de la vía, que implicó el levantamiento de rieles haciendo uso de una retroexcavadora, de tal forma que los mismos, juntos con los durmientes, queden fácilmente accesibles para la tarea subsiguiente de fraccionamiento de rieles, clasificación de durmientes y acopio.

Hasta el momento los trabajos de desprendimiento de vía muestran el mismo avance que las tareas de destape, esto es una longitud de 9,177 Kilómetros.

Al mismo tiempo se avanza en el corte de los rieles en fracciones de 10 metros de longitud y la separación de los durmientes de estos últimos, continuando con una clasificación de acuerdo a su estado, apuntando a una posible reutilización de aquellos.

Finalmente, esta tarea se completa con el acopio de los elementos ya clasificados en un predio destinado a ese fin.

Contratación local

Una característica particular del proyecto de recuperación ferroviaria, en línea con las políticas de desarrollo de las localidades a intervenir, es que la provisión de piedra y mano de obra se concretó en base a un convenio con las administraciones comunales, de manera que se asegure la contratación local, destinada a la ejecución de obras de defensa, consistentes en colchonetas y gaviones.

Desde el 20 de marzo al 20 de mayo, se ejecutaron 396 metros cúbicos de gaviones y colchonetas.

Remodelarán estaciones 

El proyecto de recuperación del Tren jujeño persigue el múltiple objetivo de propiciar desarrollo y al mismo tiempo constituir un sistema de movilidad integral de transporte que garantice conectividad y elasticidad operativa, de manera que potencie tanto el traslado de cargas como la actividad turística.
Con estos propósitos, el Gobierno de la Provincia avanza en un ambicioso programa de refuncionalización, refacción y remodelación y de las ocho estaciones ferroviarias de la Quebrada, espacios que serán sinónimo de confort, y también espejo de nuestra historia y cultura, revalorizando la identidad de los jujeños.
En una primera etapa, se pondrán en valor las estaciones de Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Maimará, Tilcara, Huacalera, Uquía y Humahuaca. El proyecto ejecutivo prevé para el año en curso el inicio de obra de cuatro estaciones, para lo cual se avanza a ritmo sostenido con la instalación de líneas de bandera, rieles y durmientes.
En ese marco se concretó un relevamiento de las condiciones edilicias de las estaciones.
El total de esta inversión inicial en los cuadros de estación de Volcán y Tumbaya, asciende a $6.920.673, fondo financiado por el Ministerio de Turismo de la Nación, Plan de Infraestructura Turística, Obras Civiles y Restauración que tiene como objeto devolver el estado original de los mismos y principalmente detener el deterioro a las fueron sometidos en el transcurso de los últimos años.
En la primera etapa los trabajos se concentrarán en las estaciones de pasajeros de Volcán y Tumbaya, en el galpón de piedra de Volcán, en edificios y viviendas de Volcán y Tumbaya, bloques sanitarios de Volcán y depósito de madera de Tumbaya.

Lo que dejó el seminario 

"El tren vuelve con todo y para todos" es una de las definiciones que dejó el 3º Seminario Internacional Ferrocarril para la Integración, concertado recientemente en nuestra provincia y en cuyo marco Jujuy ratificó su decisión de enfocar su visión de futuro en Chile y Bolivia con el tren, un emprendimiento titánico que dejó atrás su fase embrionaria para transformarse en una realidad.
El coordinador de la Unidad Ejecutora Tren Jujuy-La Quiaca, Pablo Rodríguez, subrayó que las obras de recuperación progresan dentro de los plazos oportunamente previstos y el ritmo de ejecución se ajusta a la disponibilidad presupuestaria.
Indicó que la segunda mitad de este año es considerada clave para el plan de obras, puesto que comenzará a perfilar los trabajos en las estaciones y además para el tercer trimestre se aguarda el arribo de durmientes y rieles comprometidos por la Nación.
"Este emprendimiento es inédito", afirmó al destacar que la obra absorberá mano de obra especializada y no especializada local, es decir de Purmamarca, Maimará, Tumbaya y Volcán. También se logró incorporar a pequeñas cooperativas de trabajo, llegando a aproximadamente un centenar de personas, entre obreros, profesionales, técnicos y asesores.

Muestra itinerante

Una muestra itinerante de los anteproyectos de las estaciones de ferrocarril que visitará los pueblos directamente interesados en el emprendimiento llegará a finales de este mes a Humahuaca.
El propósito es involucrar e informar a las comunidades las ideas seleccionadas para las estaciones. La exposición apunta también a los visitantes, quienes serán interiorizados sobre el concepto del tren turístico y los beneficios que su paso generará en cada uno de los pueblos y en sus habitantes.

Concurso de ideas

La Unidad Ejecutora Provincial Tren Jujuy La Quiaca en cooperación con el Colegio de Arquitectos realizó un concurso de ideas y anteproyectos para la recuperación de las ocho estaciones.

Compromiso de trabajadores

Francisco Eduardo Rojas expresa su orgullo de ser ferroviario, "un oficio que permite transmitir a hijos y nietos una rica historia colmada de valores", íntimamente vinculados a la cultura del trabajo, el esfuerzo y la superación. 
Como hombre de palabra, asegura que con su gente "vamos a seguir poniéndole el pecho a este ferrocarril".
Y frente a los rieles oxidados lamenta "tanto tiempo" de abandono, "tantos gobiernos que miraron para otro lado, eso no era querer a la patria, querer nuestra bandera. Pero ahora estamos nosotros", dice con orgullo y comprometido a recuperar el tren para los jujeños.
"Quiero a mi provincia y lo voy a hacer al ferrocarril, si hay alguien que ponga palos en la rueda no va a tener suerte, porque lo vamos a hacer igual, eso hay que transmitirle a nuestro país. Si todos ponemos un granito de arena esto lo vamos a construir", señala.
Junto a Rojas, estaba Faustino Emilio Tarcaya, capataz de obra, con 20 años de experiencia como ferroviario. Jujeño de cepa y amante de su tierra y sus raíces, con firmeza dice: "Sabíamos que el tren iba a volver y por eso esperábamos, porque era parte de nosotros, de nuestra historia y nuestro futuro, aquí aprendimos a crecer y nos hicimos gente gracias al trabajo que nos dieron los ferrocarriles, y hoy, gracias a esto, nos sentimos nuevamente con vida. Para nosotros es una alegría que los pueblos tengan vida, porque cuando murió el ferrocarril se terminó, todos fueron bajando a la ciudad, y quedaron deshabitados la mayoría de los pueblos. Antes el ferrocarril se detenía en cada pueblo, sacaban frutas y verduras, entonces usted venía contento en el tren cosechando lo que el productor sacaba", relata mientras camina sobre viejos durmientes.
La línea Jujuy - La Quiaca se posiciona como la causa que moviliza las pasiones más profundas de los jujeños, llevándolos a reflexionar y definir los grandes temas de la provincia, en la búsqueda de un futuro mejor para las actuales y futuras generaciones.