Rebeldes atacaron el puerto de  Moca con una barca teledirigida

Los rebeldes chiítas hutíes atacaron en la jornada de ayer con una barca cargada de explosivos el puerto yemenita de Moca, en el mar Rojo, sin dejar víctimas, anunció la coalición militar dirigida por Arabia Saudita que interviene en el conflicto en Yemen.

 

El brote de cólera puede volverse incontrolable ya que los casos de esta enfermedad y los de diarrea acuosa aguda están aumentando.

"Las milicias de los hutíes atacaron el sábado al amanecer con ayuda de una barca cargada de explosivos y teledirigida el puerto de Moca", indicó la coalición.

La embarcación explotó contra el muelle del puerto sin causar víctimas ni daños, añadió en un comunicado publicado por la agencia oficial saudita SPA.

"Con estos actos criminales, los rebeldes obstaculizan la llegada de la ayuda humanitaria a Yemen, especialmente los medicamentos contra el cólera que asola actualmente al país", añadió la coalición.

Este ataque se produce dos días después del anuncio de la intercepción de un misil balístico lanzado, según la coalición, por los rebeldes yemenitas en dirección a La Meca, ciudad santa del oeste de Arabia Saudita, a un mes de la peregrinación anual de los musulmanes.

El 15 de junio, un buque de Emiratos Árabes Unidos, uno de los pilares de la coalición, fue alcanzado por un misil lanzado por los hutíes después de su salida del puerto de Moca, hiriendo a un marino.

En octubre, un ataque en el mismo sector contra otro navío emiratí, que causó heridos y daños en el barco, fue atribuido también a los rebeldes yemenitas.

El puerto de Moca, en manos de las fuerzas progubernamentales desde que se lo arrebataran en febrero a los hutíes, está situado al norte del estrecho de Bab al Mandeb, que une el mar Rojo con el océano Índico, un paso estratégico para el comercio internacional.

El conflicto en Yemen se intensificó desde la intervención en marzo de 2015, en apoyo al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, de una coalición árabe liderada por Arabia Saudita, potencia regional sunita, que acusa a los insurgentes yemenitas de recibir el apoyo de Irán, su gran rival chiíta.

Desde esa fecha, los combates dejaron más de 8.000 muertos, en su mayoría civiles, y más de 44.500 heridos.

El cólera, que reapareció en abril en este país pobre de unos 27 millones de habitantes, dejó más de 1.800 muertos.

La comunidad internacional busca la manera de asistir a los enfermos y evitar que se propague por la región dejando más decesos.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...