Rusia desplegó submarino  en el Mar Mediterráneo

Rusia anunció ayer el despliegue de dos nuevos submarinos de ataque en el Mediterráneo, al que volvió con fuerza estos últimos años y donde dispone de una base naval en Tartús, en el noroeste de Siria, escenario de un sangriento conflicto.

Los submarinos desplegados "Kolpino" y "Veliki Nvogorod" "llegaron al Mediterráneo", indicó en un comunicado la flota rusa del mar Negro, de la que forman parte los sumergibles.

Estos submarinos a propulsión con combustible diésel, versiones modernizadas de los de clase Kilo según la nomenclatura de la Otan, se pusieron en servicio en 2016 y se unen al "grupo permanente de la flota rusa en el Mediterráneo", precisa el comunicado.

Desde el inicio de su intervención militar en Siria, el ejército ruso desplegó submarinos, buques de guerra y durante algunos meses su único portaviones en el Mediterráneo, además de decenas de aviones de ataque y bombarderos que operan desde la base aérea de Hmeimim, en el bastión alauita del presidente sirio Bashar al Asad, cerca de la ciudad de Latakia.

A finales de diciembre, el presidente ruso Vladimir Putin ordenó a agrandar las instalaciones portuarias militares rusas en Tartús, que se convertirían en una base naval rusa permanente.

Un acuerdo firmado en enero por Moscú y Damasco prevé que hasta 11 buques militares, incluidos los de propulsión nuclear, puedan ser desplegados a la vez en Tartús, según comunicó para apoyar en las acciones militares que Rusia mantiene en Siria el ministerio de Defensa ruso.

Los buques rusos desplegados en las costas de Siria están cubiertos por los sistemas de misiles S-400 y S-300 y por sistemas de defensa costera Bastión situados en suelo sirio.

Según cifras oficiales de 2016, hay unos 4.300 militares rusos desplegados en Siria.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...