Rusia coincide con Trump sobre el riesgo de distanciarse

El gobierno ruso aseguró ayer que coincide con el presidente estadounidense, Donald Trump, respecto al peligro que implica la ausencia de cooperación entre ambos países después de la nueva tanda de sanciones adoptadas por el Congreso norteamericano contra Moscú.

"Compartimos plenamente su opinión. El peligro radica en la falta de interacción y cooperación en aquellos asuntos que son vitales para los dos países", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, en declaraciones a la prensa.

Sin embargo, no todos coinciden con Trump ni con Vladimir Putin o su portavoz. El fiscal especial estadounidense Robert Mueller, mostró ayer su voluntad de ir al fondo con el caso denominado "Rusiagate" y seleccionó a los miembros de un gran jurado en Washington para profundizar la investigación.

Según The Wall Street Journal, que citó "fuentes cercanas al asunto", la formación del gran jurado da cuenta de "una creciente intensidad de las pesquisas sobre los presuntos nexos de la campaña" del presidente Trump con funcionarios rusos.

También es un indicativo de que las investigaciones sobre las interferencias electorales de Rusia se extenderán durante los próximos meses.

Pero ayer, el portavoz de Vladimir Putin volvió a tachar al "Rusiagate", como se conoce el escándalo desatado por las denuncias de hackeo e interferencia rusa en las elecciones estadounidenses, de "completamente absurdo e infundado".

El Kremlin había instado a Trump a tomar posición al respecto después de llamar la atención sobre las "contradicciones" en el seno de la Casa Blanca en las relaciones con Rusia.

Trump advirtió el jueves, un día después de poner su firma a las sanciones, que la relación con Rusia "está en uno de sus niveles más bajos y es muy peligrosa" y culpó al Congreso de ello por aprobar una ley de sanciones contra Moscú, que el Kremlin calificó de "miope".

Dicha ley refuerza las sanciones contra Rusia por su supuesta interferencia en las elecciones de 2016 en EEUU, sus acciones en Ucrania y en Siria, y sus violaciones de derechos humanos.

Trump, enojado
Donald Trump desató su ira contra la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, tras reportes en los medios estadounidenses de la constitución de un jurado popular, un paso hacia posibles acusaciones penales.
“La historia rusa es todo un invento”, dijo Trump la noche del jueves ante una multitud de sus seguidores en Virginia Occidental (este), acusando a sus rivales demócratas de solo hablar de este tema porque “no tienen mensaje, ni agenda ni visión”.
 

En respuesta, la Cancillería rusa ordenó al Gobierno estadounidense que, a partir del 1 de septiembre, reduzca en 755 personas el personal que trabaja en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, lo que puso el vínculo lateral en un escenario inusualmente ríspido.

La primera reunión que mantuvieron en el marco de la cumbre del G8 a principios de julio Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, no sólo no ayudó a mejorar las relaciones, sino que desde entonces las tensiones no ha hecho sino aumentar.

Este asunto será abordado por el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, durante la reunión de ministros de Exteriores de la Asean, el 7 y 8 de agosto.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...