La ONU advirtió ayer, por primera vez, sobre la posibilidad de que en Myanmar se esté cometiendo "una limpieza étnica" contra la minoría musulmana rohingya y destacó que más de un tercio de los 300.000 que se refugiaron recientemente en la vecina Bangladesh tienen menos de cinco años.

 

El 32% de los arribados son menores de cinco años y el 9% de ellos no ha cumplido aún el año de vida, informó Unicef.

A esta fuerte declaración diplomática se sumó ayer otra del Gobierno de Bangladesh, cuando el canciller Abul Hassan Mahmood Ali aseguró ante la prensa en Dhaka, la capital: "La comunidad internacional está diciendo que es un genocidio. Nosotros también decimos que es un genocidio".

 

Tras un encuentro con diplomáticos extranjeros, Mahmood Ali aseguró que 300.000 rohingyas cruzaron en las últimas semanas de Myanmar a su país, lo que eleva el número de refugiados de esa minoría musulmana en el territorio a 700.000. "Ahora es un problema nacional", concluyó, según la cadena de noticias France 24.

Poco antes, en un discurso de apertura de una nueva sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, el alto comisionado de la ONU, el príncipe jordano Zeid Ra'ad al Hussein, reiteró su denuncia del año pasado y dijo que los rohingyas están sufriendo ataques "extendidos y sistemáticos" en Myanmar, que "posiblemente equivalen a crímenes contra la humanidad". "Dado que Myanmar ha rechazado permitir el acceso a investigadores de derechos humanos, la situación actual no puede ser evaluada plenamente, pero se parece a lo que se define en los libros de textos como limpieza étnica", sentenció el funcionario de Naciones Unidas, endureciendo aún más su denuncia de finales de 2016.

Los rohingyas son una de las tantas minorías étnicas que viven dentro de Myanmar. Este país nunca les otorgó ciudadanía plena y gradualmente les fue quitando todos los derechos políticos, sociales y económicos.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...