Papa preocupado por  la crisis en Venezuela

El papa Francisco pidió ayer que las Naciones Unidas intervengan en la crisis venezolana para "ayudar a resolver el problema humanitario", en su tercera referencia en una semana a la crisis en el país caribeño.

"Creo que las Naciones Unidas deben hacerse sentir allí para ayudar", aseveró el Pontífice en una rueda de prensa en el avión que en la madrugada de ayer lo llevó de regreso a Roma desde Cartagena, tras una visita de cinco días a Colombia, donde el proceso de pacificación "sólo irá adelante si el pueblo lo acepta", según dijo.

"Creo que la Santa Sede ha hablado fuerte y claramente", aseveró Jorge Bergoglio a bordo del avión de Avianca en el que viajo acompañado por medios de todo el mundo, incluido un enviado de Télam.

"Lo que dice Maduro que lo explique él. No sé que tiene en su mente. La Santa Sede ha hecho tanto, enviado un grupo de trabajo de expresidentes, un nuncio de primer nivel, después ha hablado con personas, privada y públicamente", agregó, consultado sobre si el Vaticano podía hablar de manera más firme sobre la situación en Venezuela.

Así, el Pontífice recordó la misión de los expresidentes de España José Luis Rodríguez Zapatero; de Panamá, Martín Torrijos, y de República Dominicana, Leonel Fernández, quienes, coordinados por el secretario general de la Unasur y exmandatario colombiano Ernesto Samper, buscaron una mediación en el país.

Advertencia por África

El papa Francisco criticó ayer a “los países desarrollados que explotan a África” y aseguró que para una buena política migratoria debe haber “corazón abierto, prudencia y humanidad”.
“Existe en el inconsciente colectivo nuestro un lema, un principio: África es explotada”, lamentó el Pontífice en el vuelo que lo trajo de regreso a Roma. 
“En Cartagena vimos un caso de la explotación humana. Un jefe de gobierno dijo sobre esto una verdad: "Los que huyen del hambre, invirtamos ahí para que crezcan, pero en el inconsciente colectivo está la cuestión de que cuando los países desarrollados van a África es para explotarla"”, aseguró. 
“África es amiga, debe ser ayudada a crecer. Los problemas de guerra van por otra parte”, dijo Jorge Bergoglio.
Además, planteó que siente “el deber de gratitud con Italia y Grecia, porque abrieron el corazón a los migrantes”, aunque consideró que “no basta con abrir el corazón” y pidió que los países tuvieran “corazón abierto, prudencia.

Llamado de atención a Trump

El papa Francisco pidió ayer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconsidere la suspensión de la denominada ley “dreamers”, que otorga beneficios migratorios a personas que llegaron al país norteamericano con menos de 18 años, y citó un pasaje de la Biblia para decir que “el hombre es estúpido” en materia ambiental.

“Yo sobre esta ley, no pude leer los artículos, cómo se tomó la decisión, no lo conozco bien. Pero separar a los jóvenes de la familia, no es algo que da un buen fruto, ni para los jóvenes ni para la familia”, dijo el Pontífice consultado por el proyecto de Trump para dar marcha atrás con la norma impulsada por su antecesor Barack Obama, en la conferencia de prensa que lo llevó de regreso a Roma. 

Por otra parte, tuvo también palabras muy duras contra los que rechazan la noción de cambio climático y pidió “responsabilidad” sobre el tema. 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...