Un novedoso dispositivo de la Técnica N° 1 de Maimará

En base al pedido y una necesidad del hospital de la localidad de Maimará, alumnos de la Escuela de Educación Técnica N° 1 "General Manuel Belgrano" hicieron entrega de un novedoso dispositivo de elevación para pacientes que se encuentran inmovilizados por alguna discapacidad como el caso de "Martita" Sanabria internada hace varios años.

El aparato fue fabricado por 10 alumnos bajo la supervisión de los docentes Gerardo Cruz y Renato Zamboni. Se hizo con fondos de la cooperadora del hospital y la colaboración de la Comisión Municipal.

Marta Sanabria con un poco de miedo pero muy entusiasmada esperó a los alumnos y a los profesores en la entrada del hospital donde le iban a hacer entrega del dispositivo de elevación para poder levantarla y trasladarla hacia diferentes lugares. Es que posee una discapacidad motora que le impide movilizarse por sí misma, y a "Martita", como todos la conocen, le gusta salir al patio para tomar sol y charlar con los vecinos.

El acto de entrega contó con la presencia del director del Hospital de Maimará Marcelo Villa, la directora de la EET N° 1 del lugar Yolanda Velásquez, el jefe de enseñanzas prácticas de la escuela Gerardo Cruz, el docente Renato Zamboni, Mariela Saravia en representación del municipio local, alumnos, personal de APS y vecinos.

En presencia de todos ellos, los alumnos y los profesores explicaron el funcionamiento del dispositivo y especialmente hablaron con Martita, quien será la persona beneficiada y lo usará permanentemente, ya que es una paciente fija del hospital desde hace 30 años, trasladada desde el hospital de San Pedro de Jujuy por problemas de asma.

Al respecto, el profesor Zamboni, detalló que "es un dispositivo de elevación para pacientes que se encuentran inmovilizados por discapacidad motora ya sea fija o transitoriamente, se hizo por una nota elevada por el director del hospital quien nos solicitó si podíamos colaborar en el diseño de un dispositivo que les sirva a ellos para poder levantar al paciente, puesto que sino necesitaban 2 ó 3 enfermeros que ayuden a incorporarse a la silla de ruedas".

"Asumimos la responsabilidad con los alumnos de 4° año, en Formación Profesional, trabajaron 10 estudiantes, partimos desde el diseño, el requerimiento, un trabajo de campo para ver las dimensiones físicas del lugar donde está internada la señora para a su vez darle las medidas correctas al dispositivo, luego pasamos a hacer los cálculos de los materiales y su resistencia".

Asimismo agregó que "cuando empezamos a fabricar tuvimos algunos obstáculos pero los fuimos solucionando, por ejemplo, algunos materiales se tuvieron que comprar en Buenos Aires como un arnés especializado para este caso. La fabricación duró alrededor de 15 días y el armado del diseño y planeamiento del proyecto alrededor de 2 meses".

Por otro lado, el docente comentó que el dispositivo en el mercado posee un precio de entre 20 y 40 mil pesos. "Nosotros nos manejamos con un presupuesto de un subsidio de la cooperadora del hospital de 5 mil pesos, la escuela colaboró con algunos insumos de soldadura, los electrodos, las máquinas y la parte de pintura, por eso se bajó el costo y también recibimos la colaboración de la Comisión Municipal".

Luego de las demostraciones sobre el funcionamiento Marta Sanabria en diálogo con nuestro medio expresó que "está lindo el dispositivo quiero darle muchas gracias a todos, tengo un poco de miedo que me haga caer pero cuando vengan los chicos me van a ayudar. Tengo 62 años, hace mucho que estoy aquí en el hospital, me gusta el paisaje y todo, no me gusta quedarme adentro sino salir a disfrutar del sol y charlar, me llevo bien con los enfermos y todo el personal del hospital".

Marcelo Gutiérrez, enfermero del hospital, manifestó que "este dispositivo es de gran utilidad para nosotros, no sólo para Martita que es una paciente que está hace muchos años aquí sino para todas las personas que lo necesiten".

Otros proyectos

Los docentes a cargo del proyecto comentaron que como todas las escuelas técnicas tienen prácticas profesionalizantes para hacer trabajos comunitarios e interinstitucional. Están trabajando en proyectos como compactadoras de residuos que fueron solicitadas por una empresa de gaseosas, un gimnasio urbano y un parque para Chalala que está en planeamiento, también en jirafas móviles para la cancha de básquet y la fabricación de un horno de fundición para la escuela.

La institución tiene una matrícula de 640 alumnos con dos especialidades: técnico en administración de empresas y técnico mecánico y una certificación de formación profesional que es asistente mecánico tornero. Asisten alumnos de la Quebrada, Puna, San Salvador de Jujuy e incluso del Ramal.

El edificio posee infraestructura nueva en algunas secciones de talleres pero tienen problemas con los sanitarios que preocupa a la comunidad educativa. El número de contacto es 4997010.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...