Todos los oficiales y expertos anuncian la próxima derrota militar del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, pero son también unánimes en advertir que esta organización no desaparecerá sino que se adaptará para continuar su combate.

El grupo puede contar con una comunidad sunita marginalizada en esos dos países y, en el resto del mundo, con miles de partidarios o simpatizantes dispuestos a pasar a la acción en su nombre, advierten.

Y prevén que el grupo pase a la clandestinidad antes de renacer, tal vez bajo otra forma y otro nombre pero con los mismos objetivos.

"La muy costosa victoria militar en Irak no se acompaña de una visión política del periodo post Dáesh [acrónimo en árabe del EI] en términos de reintegración de la población árabe y sunita en el tablero político de Irak", dice el politólogo Jean-

Pierre Filiu, profesor en Sciences Po Paris.

"Las perspectivas son aún peores en Siria", agrega, "donde las milicias kurdas y el ejército del presidente sirio Bashar Al Asad están planeando apoderarse respectivamente de Raqa.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...