Graves irregularidades del Cuerpo de Caballería

Como consecuencia de una auditoria interna llevada a cabo en el Cuerpo de Caballería, la Jefatura de Policía dispuso que se aparten al jefe, 2do jefe y todos los oficiales que prestaban servicio en esas dependencias. Pese al fuerte hermetismo reinante en torno a este nuevo escándalo dentro de la órbita policial, trascendió que se detectó una serie de irregularidades que podría perjudicar a la institución en varios millones de pesos.

Secuestros no declarados

Una de las principales funciones de este cuerpo, la de secuestro de animales sueltos en rutas y caminos, se cumplía con efectividad, pero los animales secuestrados eran entregados a sus propietarios sin la correspondiente acta de contravención, a través de la cual se debe pagar el rescate del animal.

Esta deshonesta práctica ponía en serio riesgo la vida de los automovilistas, ya que los animales regresaban a pastorear libremente a la vera de la ruta.

Durante la investigación interna se encontraron animales en pésimo estado de salud, sin marcas y que supuestamente habían sido levantados en el año 2016, en distintos procedimientos.

Los oficiales involucrados en estas maniobras ilícitas fueron separados del cargo y se les labró el correspondiente sumario administrativo, en tanto que los expedientes fueron remitidos a la Justicia ordinaria para su investigación.

Este proceso se habría iniciado en el mes de junio en el predio que posee en Higuerillas y recién salió a la luz en las últimas semanas, en virtud de ser varios los oficiales que estarían dispuestos a declarar a los efectos de poder preservar su cargo.

Actas de secuestros sin coincidencias
Una de las primeras muestras de que algo no estaba bien, fue la presencia de una importante cantidad de animales secuestrados y las escasas actas de contravención labradas.
Pese al hermetismo reinante en torno a este caso, fuentes cercanas al Tribunal Contravencional Nº 1 señalaron que en los potreros de Caballería había animales secuestrados desde el año 2016 y de los cuales no había registro alguno.
Una de las primeras denuncias la habría formulado una mujer, directiva de un establecimiento educativo de una alejada zona, quien se presentó a solicitar un par de caballos para ser utilizados por los alumnos de su escuela.
Esta señora habría denunciado “maltrato animal”, dadas las pésimas condiciones en que se encontraban los animales, con muy bajo peso e incluso manifestando enfermedades como sarna y garrapatas, que demostraba un gran abandono y falta de atención de los ejemplares.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...