Diccionario sexual: los nuevos términos que se usan en la cama

La liberación sexual y la globalización trajeron con éstas cambios también en el lenguaje de las relaciones íntimas. El vocabulario en el dormitorio se llenó de expresiones inglesas y nuevos términos que pueden parecer de otro mundo.

Aquí tenés un listado de las más novedosas y usadas para que puedas seguir el ritmo en las conversaciones subidas de tono:

Bangover: término derivado de la palabra inglesa hangover, que significa resaca, para referirse a los dolores musculares que se padecen después de una noche de actividad sexual intensa.

Belfie: se trata de una selfie de la cola con lencería. Una tendencia a la que se sumaron muchas famosas pero que quizá la que más la popularizó fue la mediática Kim Kardashian.

Benching: se origina de la palabra inglesa “bench” (el banco). Se refiere a cuando tenés a una persona en reserva por si la que realmente te interesa te falla en algún momento.

Booty Call: son los mensajes o llamados que se realizan a otra persona con el único objetivo de conseguir sexo, normalmente sin compromiso.

Bud sex: expresión que se traduce como “sexo entre amigos”. Es una práctica sexual en la que hombres heterosexuales mantienen relaciones con otros hombres sin vínculo emocional para satisfacer las necesidades físicas.

Clittage: masaje en el clítoris que se realiza con el pene erecto.

Coreorgasmo: es la experiencia de llevar a cabo ejercicios capaces de provocar orgasmos mientras se realizan.

Demisexualidad: la llamada quinta orientación sexual que le da importancia al amor y no al aspecto. Los demisexuales dejan de lado el atractivo físico y solamente llegan a tener relaciones cuando tiene un vínculo profundo con alguien.

Dopplebanger: esa persona con la que uno se va a la cama porque guarda un parecido con un famoso.

Oming: se lo llama así a la meditación orgásmica que se basa en estimular una zona a parte superior izquierda del clítoris durante 13 minutos con el que se prolonga el placer.

Parafilia: es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer se encuentra en objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos o fuera de lo común. En la Real Academia de la Lengua se define como un ‘desvío’ de índole sexual. Peaking: técnica que se basa en retrasar el orgasmo para luego tener uno más intenso.

Quicky: es el llamado rapidito en castellano. Se denomina así a la relación sexual rápida y espontánea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...