Comenzó el primer juicio oral contra Lázaro Báez

El detenido empresario Lázaro Báez y sus cuatro hijos se sentaron ayer por primera vez en el banquillo de los acusados para enfrentar un juicio oral por lavado de dinero obtenido de manera ilícita con obra pública durante el kirchnerismo.

Los Báez y otros 20 procesados están acusados por maniobras para ingresar al circuito financiero legal al menos 60 millones de dólares y ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF4) reclamaron la suspensión del juicio aludiendo a distintas irregularidades.

Los jueces dispusieron un cuarto intermedio hasta el miércoles de la próxima semana, cuando resolverán sobre una catarata de planteos hechos para frenar el juicio por la llamada "ruta del dinero K" .

El abogado de Báez, Victor Hortel, abrió la etapa dedicada a las cuestiones previas pasado el mediodía al reclamar la nulidad de la elevación a juicio del caso, y pidió que se suspenda el debate hasta que se resuelva una recusación presentada para apartar al juez suplente del caso, Rodrigo Giménez Uriburu.

Al planteo del abogado del dueño de Austral Construcciones siguieron con el mismo fin los de otros defensores de los 25 acusados, entre ellos los cuatro hijos de Báez, Martín, Leandro, Luciana y Melina.

Con distintos argumentos, las defensas de otros acusados se sumaron al planteo sobre este juez, quien desde febrero próximo integrará el Tribunal Oral Federal 2 que iniciará el juicio contra la expresidente Cristina Fernández y otros acusados por irregularidades en la adjudicación de obra pública en Santa Cruz.

Giménez Uriburu fue nombrado juez sustituto para intervenir en caso de algún inconveniente de los tres miembros del Tribunal, Costabel, Gabriela López Iñiguez y Adriana Pallioti.

También hubo otros pedidos de suspender el debate porque, por ejemplo, restan resolver pedidos de suspensión del juicio a prueba, hechos por tres procesados.

El defensor oficial de Chueco, Eduardo Chittaro, cuestionó por ejemplo que el juez del caso, Sebastián Casanello, continúe con la investigación del caso y pueda obtener prueba que influya sobre quienes ahora son juzgados.

El juicio a Báez, sus cuatro hijos y a otros 20 acusados empezó puntual a las 9.30, luego del ingreso a la sala del detenido Báez, quien había llegado poco antes de las 7 desde la cárcel de Ezeiza, en la que está preso por esta investigación.

Báez arribó junto a los otros dos detenidos del caso, su excontador Daniel Pérez Gadín y su exabogado Jorge Chueco.

De sport, con una campera polar color ladrillo, Lázaro Baéz ingresó a la sala escoltado por agentes del Servicio Penitenciario Federal y se sentó junto a Martín Báez, uno de sus cuatro hijos.

Dos filas más atrás estaban ya desde un rato antes los otros tres hijos del dueño de Austral Construcciones, también juzgados por lavado de dinero, Luciana, Leandro y Melina. Los tres se saludaron con su padre e intercambiaron gestos y miradas durante los intervalos de la audiencia, que tiene lugar en la sala Amia del edificio de Comodoro Py 2002.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...