¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El impacto en San Pedro

La nafta súper llegó a los $ 42, mientras que la garrafa de 10 kilos de gas envasado ya se vende entre $ 290 y $ 300.

Viernes, 05 de octubre de 2018 01:04

Esta semana las familias de San Pedro de Jujuy comenzaron a sentir en sus economías el duro golpe que produjo el aumento de los combustibles que se dio a nivel nacional, como así también la suba en el precio del gas envasado que repercutió en el bolsillo de los hogares más humildes de la "Perla del Ramal".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Esta semana las familias de San Pedro de Jujuy comenzaron a sentir en sus economías el duro golpe que produjo el aumento de los combustibles que se dio a nivel nacional, como así también la suba en el precio del gas envasado que repercutió en el bolsillo de los hogares más humildes de la "Perla del Ramal".

Las expendedoras de combustible llevaron el precio de la nafta Super de $ 38,45 a $ 42. Esto perjudicó directamente a conductores de motocicletas y de automóviles, quienes comenzaron a buscar estrategias para afrontar esos aumentos. Los que tienen más posibilidades económicas sólo redujeron el consumo de nafta y ya no arrancan la semana con el tanque lleno. Por otro lado, los que tienen los bolsillos "más flacos" optaron por dejar el auto en su casa y evalúan la posibilidad de usar la moto como medio de transporte más económico. De hecho, San Pedro es una de las ciudades de la provincia que mas motocicletas tiene en sus calles. Esto obedece a que no sólo gasta menos combustible sino que es más barata de mantener.

En el ultimo eslabón están la mayoría de los sampedreños que dejaron de lado el ciclomotor, para comenzar, en el mejor de los casos a usar la bicicleta o bien a trasladarse a sus trabajos o a la escuela caminando. Ni siquiera pensar en el transporte alternativo, ya que una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores escolarizados) necesita 120 pesos por día para trasladarse ya sea a la escuela como al trabajo. En ese contexto, no hay bolsillo que alcance.

Para completar el panorama negro que dejó el aumento de las naftas, el anuncio de que en los próximos días aumentaría el servicio de gas natural, comenzó a provocar reacciones en el mercado interno de gas envasado. En los barrios, aquellos comercios que venden garrafas remarcaron sus precios. Una garrafa de 10 kilos pasó de $ 250 en los barrios a $ 290. En las estaciones de servicio la garrafa de 10 kilos cuesta hoy $ 300 y la de 15 kilos (que casi no se consigue) tiene un costo de $ 480. Otro de los problemas es que además del incremento se suma la especulación, ya que muchos han denunciado que en los últimos días es difícil o casi imposible conseguir gas. Lo que no está claro es si hay desabastecimiento o los distribuidores esperan a que se produzca el aumento anunciado por el Gobierno.

GAS/ UNA GARRAFA DE 10 KILOS PASÓ DE $ 250 EN LOS BARRIOS A $ 290.

Si tenemos en cuenta que la mayoría de las familias de San Pedro utiliza garrafa en sus domicilios nos encontramos ante una situación muy complicada. Quedarse sin gas a mitad de mes, con un sueldo que no llega ni a la primera quincena, tiene como consecuencia que los vecinos comiencen a racionalizar el uso de la cocina. Muchos preparan una sola comida al mediodía y evitan utilizar el horno para poder llegar con gas al mes siguiente. Cuantas veces, familias completas, han tenido que trasladarse a casa de sus parientes para poder almorzar, porque se quedaron sin gas. Es una práctica que parecería de otro tiempo, pero que sucede en la actualidad.

Sin duda que esta fue una semana muy difícil. La incertidumbre del futuro económico de la ciudad, la falta de control en los precios de los servicios energéticos y de los combustibles, tuvo consecuencias terribles para las familias. El traslado de esos incrementos a la canasta básica no hicieron más que complicar las economías familiares y obligar a los sampedreños a inventar soluciones que permitan afrontar ese panorama económico cada vez más negro.