Bolsonaro: “Prefería que mi hijo estuviese muerto a que fuese homosexual"

El populista de ultraderecha Jair Bolsonaro lidera las encuestas rumbo a las elecciones presidenciales de Brasil, que serán el 7 de octubre.

Bolsonaro, quien defiende la tortura, la pena de muerte y la tortura militar, tiene 28 por ciento de las preferencias, 12 puntos de ventaja sobre su más cercano rival, Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo del Partido de los Trabajadores (PT).

El candidato ultraconservador, quien tiene el respaldo de los líderes evangélicos fundamentalistas, se opone a todos los derechos de la comunidad LGBT.

En una entrevista con la revista Playboy, en 2011, declaró que prefería que su hijo estuviese muerto a que fuese homosexual.
“Yo no voy a discriminar o a pelear, pero sí veo a dos hombres besándose en la calle, los voy a golpear”, declaró en otra ocasión.

También ha defendido que los padres golpeen a sus hijos si “son afeminados”, pues él alega que la “homosexualidad es un comportamiento, no es genética”, y que es algo que “puede corregirse”.

“Ningún padre está orgulloso de tener un hijo gay”, argumentó en una entrevista con el presentador inglés Stephen Fry.

Esa vez, también expresó que los asesinatos contra los homosexuales en Brasil, que ocupa el primer lugar en crímenes de odio en Latinoamérica, ocurren por el ambiente de “drogas y prostitución” de los gays.

“A nosotros, los brasileños, no nos gustan los homosexuales”, espetó.

Además, ha dicho que, aunque su salud peligre, él no aceptaría una transfusión de sangre de un homosexual porque se podría “contaminar”.

Por eso, en su campaña se manifiesta en contra del matrimonio igualitario, la adopción homoparental y el derecho a la identidad de género de las personas trans.

Bolsonaro también ha llamado a los afrobrasileños “gordos y perezosos”, los ha comparado con animales y ha dicho que descendientes de esclavos no sirven “ni para procrear”.

Asimismo, promete acabar con las reservas indígenas.

En 2014, le dijo a una diputada que “no merecían violarla porque es demasiado fea”.

Este político se considera “antisistema” o “antiestablishment”, aunque lleva siete periodos consecutivos como diputado federal, desde 1991.

Ahora milita en el Partido Social Liberal (PSL), pero ha pertenecido a nueve partidos diferentes desde 1989.

Pese a que se considera defensor de “la moral y las buenas costumbres” y tiene el respaldo evangélico, se ha casado tres veces y tiene seis hijos.

Ha declarado que Donald Trump es su ejemplo porque él también está en contra de lo “políticamente correcto”, por lo que se enorgullece de que lo llamen el “Trump brasileño”.

Después de las elecciones del 7 de octubre, lo más probable es que Bolsonaro se enfrente a su oponente más cercano en la segunda vuelta.

Pero si este exmilitar autoritario resulta ganador de la nación más grande e influyente de América Latina, la democracia y las minorías de toda la región podrían estar en peligro.

 

FUENTE: www,elclosetlgbt.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...