Alta complejidad vascular  con moderno equipamiento

La Clínica "Nuestra Señora de Fátima" de Palpalá está incorporando especialidades de alta complejidad vascular con renovados equipamientos a cargo de profesionales de reconocida trayectoria, como el cardiólogo intervencionista Blas Horacio Franco.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, el cardiólogo Franco explicó sobre el nuevo servicio que la Clínica "Nuestra Señora de Fátima" brinda desde la ciudad siderúrgica. "Soy cardiólogo con formación intervencionista. En este momento la especialidad tiene cardiólogo clínico, cardiólogo intervencionista y el cirujano cardiovascular. En mi caso yo trato al paciente que tiene arterias coronarias semi tapadas, o en el caso de un paciente al que se le ha tapado una arteria y está haciendo un infarto", señaló el cardiólogo intervencionista MP 2008, quien desarrollo parte de su amplio conocimiento en el Instituto de Investigación Cardiovascular de Tucumán, especialización en Hemodinamia en el hospital Italiano de Buenos Aires, se perfeccionó en Los Angeles, California (USA), "aprendiendo del médico Oscar Mathew en el Instituto Cardiovascular". Además, trabajó en un protocolo de un implante de células madres, con una investigación de 5 casos en Jujuy.

En relación a su profesión y a su trabajo en "Nuestra Señora de Fátima" resaltó el equipo profesional y humano con que cuenta la clínica para atender a los pacientes que presentan estas patologías, los que por lo general llegan por guardia.

"Al hacer un infarto, el paciente entra por urgencia y dentro de las primeras horas se destapa la arteria y coloca una mallita que se llama stent. El stent es lo que va a permitir que la arteria quede permeable, abierta. El infarto, cuando se atiende dentro de las 4 o 5 primeras horas, prácticamente no tiene repercusión grave, lo que significa que no mueren muchas partes del corazón que son células miocardias. Entonces lo que nosotros tenemos que evitar es que se produzca la necrosis, es decir la muerte celular, destapando la arteria, que se ha producido para evitar que llegue el cuadro que se llama infarto agudo del miocardio", explicó.

Franco expresó que "la clínica ‘Nuestra Señora de Fátima‘ está incorporando especialidades, como en este caso la mía, que es de alta complejidad vascular. Nosotros hacemos un procedimiento con aparatología muy especial, que se llama cineangiografo, que es un aparato que funciona con medios radiológicos y con una computadora que digitaliza las imágenes", señaló, y agregó que "después se hace un cd, el cual queda archivado como un antecedente dentro de la historia clínica del paciente", acotó.

En relación a las nuevas especialidades de la clínica, los profesionales que trabajan en ella y la tecnología de última generación que se utiliza, Franco opinó: "la clínica Fátima tiene en estos momentos una gran proyección tanto regional como provincial, porque geográficamente estamos ubicados en el centro. Yo recibo pacientes de Perico, de San Pedro y de Ledesma, que antes iban a las clínicas de San Salvador de Jujuy", dijo.

Opinó luego: "creo que el tema y la orientación es hacer que los pacientes lleguen lo más pronto posible a un centro donde exista hemodinamia. Un paciente de San Pedro que pasa por la ciudad, va hasta Jujuy y llega al hospital ‘Pablo Soria’; hasta que lo deriven a un servicio que tiene hemodinamia, pasa mucho tiempo", acotó.

"En cardiología intervencionista decimos que el músculo cardíaco es vida, a medida que va pasando el tiempo vamos perdiendo músculo cardíaco, entonces vamos perdiendo vida para el paciente", apuntó Franco.

En ese sentido añadió: "por eso es importante que los medios que trasladan los pacientes, los servicios de ambulancia, sepan que aquí existe un centro ya habilitado y que estamos trabajando para que no se pierda tiempo y que el paciente entre dentro de una terapéutica racional que es el tratamiento de infarto agudo del miocardio", dijo.

Trabajo en equipo

"Cuando el paciente entra por guardia, se lo deriva a Unidad Coronaria o si está el hemodinamista, en este caso yo, me llaman lo más rápidamente posible, armamos un equipo de gente que consta de 2 técnicos y una enfermera circulante dentro de la sala y hacemos todo por punción, el paciente está despierto, no se lo duerme, se hace todo con anestesia local. Por supuesto se lo seda un poco para quitarle la angustia de estar cursando un infarto. Pero este procedimiento es con el paciente despierto".

Finalmente Franco recalcó: "contamos con equipamiento de última generación, realmente la tecnología ha posibilitado que la medicina avance de una forma impresionante en los últimos 50 años", al tiempo que aclaró: "la medicina ya no es la medicina mágica, en este momento la medicina está basada en la evidencia que la tecnología nos posibilita mensurar los actos médicos", dijo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...