Alerta por nueva erupción del Volcán de Fuego

Una nueva erupción del volcán de Fuego en Guatemala obligó ayer a evacuar a casi 4.000 personas de comunidades cercanas, reviviendo el temor a la furia del coloso que en junio dejó 194 muertos y 234 desaparecidos.

El volcán, de 3.763 metros de altura y ubicado 35 km al suroeste de Ciudad de Guatemala, inició la mañana del domingo su quinto ciclo eruptivo en lo que va del año y cerca de la medianoche aumentó la violencia de sus explosiones, lo que también llevó a declarar el alerta roja.

Tras varias horas de fuerte intensidad, la actividad del volcán empezaba a descender pero los monitoreos se mantienen, explicó Juan Pablo Oliva, director del estatal Instituto de Vulcanología (Insivumeh).

"Hacia las 7.30 la actividad estaba en un constante aumento y posterior ha empezado a decrecer. La actividad sigue siendo alta pero hay un decrecimiento sensible", indicó Oliva.

Escapar de la ira volcánica

El aumento efusivo de la actividad llevó a que diferentes entidades de socorro y voluntarios evacuaran a 3.925 personas de comunidades de los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, cercanas al volcán, dijo por su lado a periodistas Walter Monroy, subdirector de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), ente a cargo de la protección civil.

El funcionario explicó que 2.052 personas fueron resguardadas en cuatro albergues habilitados por las autoridades, mientras que el resto encontró refugio con familiares en zonas fuera de peligro.

Unos 1.500 pobladores fueron instalados en carpas en el estadio de fútbol de la sureña ciudad de Escuintla, donde fue declarada el alerta roja, sitio en el que esperarán hasta que la fase eruptiva termine y sea seguro volver a sus comunidades.

En los picos más intensos de la erupción, las columnas de ceniza llegaron a superar los 1.000 metros sobre el cono volcánico que provocaron una lluvia de partículas en poblados aledaños que debido al viento podrían alcanzar la turística ciudad colonial de Antigua Guatemala, según un informe del Insivumeh.

Además, expulsó columnas de lava de unos 500 metros sobre el cráter con descensos de flujos piroclásticos, una mezcla de gases, ceniza y rocas ardientes, en barrancos del oeste del volcán, añadió el comunicado.

La Dirección General de Aeronáutica Civil informó en Twitter que la erupción del volcán "no afecta los vuelos programados" del aeropuerto internacional La Aurora.

“Proteger la vida” 

Muchos de los vecinos se evacuaron con esta nueva erupción ante el temor que perdura en la región por la tragedia de junio. “Nos quedó miedo y por eso evacuamos”, dijo Miriam García, una de las habitantes de la aldea El Rodeo que fue llevada al estadio de fútbol en Escuintla.

Cerca de la mujer, Óscar Juárez, otro vecino de la misma localidad, afirmó que también prefirió abandonar su vivienda “para proteger la vida”.

De acuerdo con la Conred, los flujos piroclásticos, que arrasaron la comunidad San Miguel Los Lotes hace cinco meses, alcanzan temperaturas entre los 200 y 900 grados Celsius y dependiendo del volumen del material pueden descender a una velocidad de 700 kilómetros por hora.

Junto con el volcán de Fuego, también se mantienen activos en Guatemala los volcanes Pacaya y el Santiaguito, que han aumentado su actividad.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...