Argentina cerró el año deportivo con una alegría para los miles de simpatizantes que dijeron presentes en el “Malvinas Argentinas” de Mendoza. Fue 2 a 0 ante México con el arbitraje de Nicólas Gallo.

Apenas el juez pitó, Lamela habilitó a Mauro Icardi y el atacante en diagonal infló las mallas. Fue el primer grito de una noche que por grandes pasajes de la partida fue para el bostezo, sin embargo quedará en la memoria del goleador de Inter porque por primera vez marcó un gol con la camiseta “albiceleste”. 

Después todo fue sin claridad, México sin ideas intentó arrimar peligro, pero careció de ideas, nunca tuvo un juego asociado, fue un equipo largo. 
Con poco, le alcanzó al equipo de Lionel Scaloni para no pasar zozobra. Lo más destacable, un remate desde el costado derecho de Pereyra y después otro de Ascacíbar también desviado. 

En el complemento, el equipo “azteca” introdujo variantes al por mayor con la idea de mover un poco la mitad de la cancha. Y tuvo resultado, ya que México tuvo dos chances claras para empatar, primero Gallardo por la izquierda y a puro reflejos, el golero Paulo Gazzaniga, reemplazó a Rulli, sacó al córner. Tras cartón, otra vez el arquero se lució ante el remate de Guzmán. 


Cuando parecía que la partida quedaba por la mínima diferencia, llegó el segundo grito “albiceleste”. Paulo Dybala, pedido por la gente reemplazó a Icardi, se estrenó en las mallas tras contragolpe que comandó Simeone cuando el cronómetro marcaba 41 minutos. 

De esta manera se cumplió con el último amistoso de un año que se termina para la Selección Argentina, pero que la dirigencia de AFA deberá decidir que sucederá con Lionel Scaloni en la conducción. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...